Temas Especiales

28 de Oct de 2020

Política

El rejuego político por la segunda silla más codiciada

A tres meses de la elección de un nuevo presidente para la Asamblea Legislativa, aún no hay candidatos fijos.

Una silla, tres bancadas, 71 diputados, un acuerdo y una gran disputa. Ese es el panorama de la Asamblea Nacional para el próximo 1 de julio, cuando se cumple el primer año de Gobierno y se deberá reemplazar la junta directiva.

Ese día, el presidente de la República Juan Carlos Varela debe asistir a la Asamblea Nacional a rendir su informe al país, pero, antes, los 71 diputados deberán haber elegido a quien presidirá el recinto durante los próximos 12 meses.

En teoría, un diputado del opositor Partido Revolucionario Democrático (PRD) debe ser elegido como presidente. Así está establecido en el pacto de gobernabilidad firmado entre el PRD y el oficialista Partido Panameñista, colectivo al que pertenece Varela

De las tres bancadas, la del panameñismo es la menos fuerte desde el punto de vista numérico. Lo superan el PRD y el CD.

El legislativo, además, está conformado por dos Molirena; un diputado del Partido Popular, que forma parte de la alianza de gobierno; y la independiente Ana Matilde Gómez.

A tres meses de que se decida el nuevo presidente de la Asamblea, la bancada del PRD se mueve entre las dos corrientes políticas de los partidos que buscan el control legislativo. Como parte de ese pacto con el panameñismo, el PRD domina actualmente la primera y segunda vicepresidencia, en la manos de los diputados Benicio Robinson y Alfredo Pérez, respectivamente.

El panameñista Adolfo Valderrama es el actual presidente de la Asamblea y ha reiterado que el pacto se respetará.

Hasta la fecha, cinco diputados son mencionados como posibles candidatos a la segunda silla más codiciada del Estado. Algunos ya lo han confirmado, como es el caso del perredista Iván Picota.

Además de Picota, Samir Gozaine, Quibián Panay, Crispiano Adames, Crescencia Prado y Rubén De León.

Robinson en un principio no descartó su aspiración, pero la semana pasada dijo que declinaría. Pedro Miguel González es otro que ha sido mencionado, pero dentro del PRD se alega que desistirá para apoyar a Panay, su sobrino.

Picota reconoce que en la bancada del PRD existen dos corrientes y que cada una buscará abanderar a su propio candidato.

Fuentes del PRD alegan que la lucha por la silla no solo se da dentro de la bancada del colectivo; también está la presión que ejerce el Panameñismo. Algunos hasta se aventuran a decir que el más cercano al Ejecutivo resultará ser el ungido.

NO MÁS ‘CHELLOS’

El diputado panameñista José Luis Varela, hermano del mandatario, habló del perfil que deberá poseer el nuevo presidente de la Asamblea. Dijo que debe ser una persona que crea consenso e indicó que el PRD tiene sus ‘Chellos y Chellas’.

La frase alude a la forma de ser del diputado de Cambio Democrático Sergio ‘Chello’ Gálvez, quien fue presidente de la Asamblea durante los dos últimos periodos del pasado quinquenio, y se caracterizó por un discurso y comportamiento bufonesco.

El diputado Varela ha dicho que en el PRD hay diputados conflictivos que no merecen ser presidentes de la Asamblea.

Las presiones del Panameñismo han llegado al punto de enviar una lista de los nombres de diputados que apoyarían. Gozaine, Panay y Leandro Ávila son los elegidos por el oficialismo.

El diputado perredista Javier Ortega, ha pedido públicamente que el nuevo presidente sean alguien de ‘sangre nueva’. Es decir, un diputado que haya llegado por primera vez a la Asamblea.

‘Yo quisiera que el presidente del partido —Robinson— permitiera que alguno de la nueva camada fuera el candidato que postule el PRD el 1 de julio’, fueron sus palabras exactas.

De los 26 diputados que integran la bancada del PRD, 17 son novatos; el resto (9) son reelectos o han estado en periodos anteriores. Robinson, por ejemplo, tiene seis periodos seguidos en la Asamblea.

Ortega apuesta a que los diputados nuevos hagan la fuerza para elegir el candidato, pero al mismo tiempo considera que su colega y copartidario Rubén De León puede ser una figura de consenso.

BERNAL SE AUTOPOSTULA

El partido Cambio Democrático, sumergido en una crisis de liderazgo —en vista de que su presidente, el exmandatario Ricardo Martinelli tiene tres meses fuera del país en medio de investigaciones por corrupción durante su gobierno— quiere hacer valer su cuota de diputados en la Asamblea.

Ayer, en broma y en serio, la diputada Dalia Bernal se autopostuló para la Presidencia de la Asamblea. Lo hizo a su llegada a una reunión de la bancada de CD con Rómulo Roux, quien empieza a asumir la riendas del colectivo.

El diputado Mario Miller, incluso, coreó la candidatura de Bernal al final de la reunión.

Durante estos primeros nueve meses de gestión legislativa, los diputados de Cambio Democrático no han hecho oposición al Gobierno, contrario a lo que ha señalado Martinelli, quien ha asegurado que ‘es el único partido de oposición del país’.

El diputado de Cambio Democrático Héctor Valdés Carrasquilla consideró que el colectivo ha contribuido con la gobernabilidad del país.

El CD ha aprobado proyectos de ley presentados por el Ejecutivo y también ha ratificado candidatos a puestos de importancia, también según la propuesta de Varela, como el caso de la fiscal Electoral suplente Ceila Peñalba.

Son estos los motivos que argumenta Valdés Carrasquilla para exigir que la bancada de su partido sea tomada en cuenta al momento de elegir el candidato a la Presidencia de la Asamblea.

El presidente de la Asamblea debe ser producto del consenso de las tres bancadas, exigió Valdés.

==========

NOMBRAMIENTO DE PERSONAL

Las funciones que los 71 diputados quisieran tener por un año

El reglamento interno de la Asamblea Nacional establece 18 funciones del presidente de la Asamblea Nacional. La principal función es la de presidir el Órgano Legislativo y dirigir sus debates. También es el responsable de autorizar los gastos y nombrar el personal de acuerdo con la Ley de Carrera del Servicio Legislativo, el Reglamento Orgánico del Régimen Interno de la Asamblea Nacional, el Reglamento de Administración de Recursos Humanos y el Presupuesto.

Además de ordenar la intervención del servicio de seguridad interna de la Asamblea Nacional y solicitar el auxilio de la Fuerza Pública, siempre que sea necesario para preservar o restablecer el orden en la sede de la Asamblea y sus predios, así como para brindar seguridad y protección a los miembros y personal de la institución.

Otras de las funciones exigir puntualidad a su colegas y servir de mediador en la solución de los conflictos que surjan entre el diputado o diputada principal y sus suplentes, o entre éstos, así como requerir de las oficinas públicas los informes y documentos que hayan sido solicitados en la Asamblea Nacional por algún Diputado o Diputada o por alguna Comisión, para el despacho de los negocios que tengan a su cargo. Toda solicitud dirigida al Presidente o Presidenta, a este respecto, deberá ser hecha por escrito.

El presidente de la Asamblea se elige por un año todos los 1 de julio, cuando se inicie el periodo de sesiones ordinarias.

Maribel Gordón

‘ No espero mucho, pero es evidente que la Asamblea debe adecentarse’,

DIRIGENTE DEL FAD

Roberto Troncoso

‘ El próximo presidente de la Asamblea debe crear consenso’,

ABOGADO

Rafael Chavarría

‘ El presidente debe ser alguien sin vínculo con el gobierno pasado’,

DIRIGENTE OBRERO

==========

UN PACTO DE ANTAGÓNICOS

El PRD y el Panameñismo se han hecho oposición históricamente.

En junio del año pasado, negociaron la presidencia de la Asamblea y Adolfo Valderrama fue designado para el primer periodo.

Al PRD le toca en el segundo y tercer periodo de sesiones ordinarias.