Temas Especiales

04 de Apr de 2020

Política

Los partidos políticos siguen enfrascados en pugnas internas

Las fisuras que dejó el proceso electoral del 2014 no han sido curadas. En un año, Juan Carlos Varela ha gobernado con una oposición débil

Los partidos políticos siguen enfrascados en pugnas internas
Los partidos políticos han estado en pausa tras las elecciones generales de mayo de 2014.

Después del 4 de mayo de 2014, ninguna dirigencia política ha logrado retomar en paz las riendas de sus partidos. Los cinco colectivos vigentes: Partido Revolucionario Democrático (PRD), Partido Popular (PP), Molirena, Partido Panameñista y Cambio Democrático (CD) aún mantienen las heridas que dejó en su membresía el último proceso electoral.

Levantarse no ha sido fácil. Para algunos, las diferencias internas son espinosas y casi insuperables, al punto que cada día son más profundas; otros tienen a parte de su dirigencia enfrentando la justicia y el resto está concentrado en gobernar, lo que ha envuelto la vida partidista en un letargo profundo, aunque no se escapan de las pugnas internas.

OPOSICIÓN QUE NO HALLA EL RUMBO

Diez meses lleva Juan Carlos Varela en el poder y hasta ahora no ha enfrentado una oposición firme.

El PRD, que llegó en tercer lugar en las elecciones generales y acumula dos derrotas consecutivas, optó por convertirse en el aliado legislativo del oficialista Partido Panameñista. Así logró colocar algunas figuras en puestos clave, sobre todo en el engranaje legislativo.

Los votos de los diputados del PRD permitieron al Ejecutivo llevar a cabo suplan de gobierno en los primeros meses, pero hoy día este pacto pende de un hilo. Todo por pugnas internas. ‘Sigan como van y tienen sus días contados', asevera Laurentino Cortizo.

El Molirena, aliado del CD en el pasado periodo de gobierno, anunció el ‘divorcio' tras las elecciones. Sus dos diputados en la Asamblea, Miguel Fanovich y Francisco Alemán, coquetean con el panameñismo y no descartan regresar al partido que los vio nacer.

También tienen severas pugnas internas con los llamados ‘gallos viejos' o fundadores del partido que reprueban la dirección del partido.

AUTOPROCLAMADO OPOSITOR

El partido que más golpes ha sufrido, después de las elecciones generales, es CD. Su presidente, Ricardo Martinelli, enfrenta la justicia por supuestos sobrecostos en un contrato por $44.9 millones durante su mandato.

Además, dos de sus ministros tienen medida cautelar de país por cárcel, uno está detenido y dos exsecretarios del Consejo de Seguridad están recluidos en El Renacer.

Otros miembros de CD están en lista del Ministerio Público, pero se han autoproclamado de oposición al gobierno de Varela, y salvo algunas figuras clave, su oposición ha sido leve.

EL ALIADO OFICIALISTA

Las pugnas internas también alcanzan al PP, aliado del oficialismo. Recientemente, el PP renovó su directiva y la mayoría están nombrados en el gobierno.

Milton Henríquez, presidente del partido de la estrella verde, mantiene una pugna pública con Teresita de Arias, esposa del emblemático político Ricardo Arias Calderón, por la manera en que se dirige el colectivo que su esposo lideró.

Críticas severas recibió recientemente Edwin Cárdenas, subsecretario del PP, quien renunció del Instituto de Mercadeo Agropecuario por un escándalo de nepotismo, asumió el cargo después de sus compañeros por las críticas.

El panameñismo no escapa de la tormenta. Está empeñado en cumplir sus promesas de campaña, pero está en pausa.

Juan Carlos Varela, presidente de la República y del panameñismo, dejó el colectivo en manos de Ramón Fonseca Mora desde que tomó las riendas de la nación.

Las críticas en su contra no ha cesado. Se le acusa de abandonar la llamada ‘doctrina arnulfista' o el ‘verdadero panameñismo', lo que genera críticas en su contra, aunque en silencio, entre las filas panameñistas.

Todavía quedan cuatro años para que los políticos se pongan de acuerdo y logren llegar a un 2019, próximo año de elecciones, con una propuesta sólida o consoliden sus fuerzas en su intento por alcanzar lo que todos quieren: la silla presidencial.

==========

SUMARON TRECE ADHERENTES

Inscripción simbólica en el CD

El opositor partido Cambio Democrático (CD) realizó ayer una inscripción de adherentes, un año después de las elecciones generales de 2014.

Con banderas de CD, los nuevos integrantes del partido llegaron a la sede central del Tribunal Electoral.

Un año después de las elecciones del 4 de mayo de 2014, la inscripción representa un acto simbólico de respaldo al rol que está jugando CD en medio de un marcado contraste entre el país y los avances que dejó la gestión del expresidente Ricardo Martinelli, y lo que hoy están viviendo los panameños aseveró Luis Eduardo Camacho, aunque no es vocero autorizado del partido.

El partido informó que ayer sumó 40 nuevos adherentes, entre ellos miembros del partido gobernante.

Sin embargo, fuentes señalaron que la cifra real de inscritos ayer fue de 13 personas y no la cantidad que anunciaron.

==========

PROCESO ELECTORAL

Conformación política de Panamá luego de las elecciones

partidos políticos sobrevivieron tras las elecciones de mayo de 2014. El FAD no logró el porcentaje exigido.