27 de Sep de 2021

Política

Panamá pierde un estadista

Vicepresidente de la República, presidente de la Internacional Demócrata Cristiana y filósofo a tiempo completo

Vicepresidente de la República, presidente de la Internacional Demócrata Cristiana y filósofo a tiempo completo, Arias Calderón logró conjugar 37 años como profesor universitario y una participación política comprometida, además de una escritura prolija y constante.

Discípulo de Jacques Maritain, este panameño irrepetible llegó a ser una referencia política mundial y su compromiso con la lucha contra la dictadura y por la restauración de la democracia le reservan un lugar privilegiado en la historia del país.

En 2011, ‘La Estrella de Panamá' publicó ‘Letras de la Patria', un compendio de sus escritos y lo calificó como ‘el más importante pensador de la política panameña en los últimos 30 años.

Ricardo Arias Calderón, exvicepresidente y dirigente de la otrora Cruzada Civilista, falleció la noche de este lunes, a los 83 años.

Legado

Ricardo Arias Calderón  nació en Panamá el 4 de mayo de 1933. Después de concluir la licenciatura de Humanidades en la Universidad de Yale y la Licenciatura de Filosofía en la Universidad de París, obtuvo el grado de Doctor en Filosofía en la Escuela de Altos Estudios Prácticos de La Sorbona.

Académico de profesión como catedrático universitario y conferencista invitado en universidades y otros centros académicos en América Latina, Estados Unidos y Europa; también Decano de Humanidades y Vicepresidente Académico de la Universidad Internacional de Florida.

Su vocación y compromiso como humanista cristiano la ha canalizado en la acción política demócrata cristiana. Ha sido presidente del Partido Demócrata Cristiano de Panamá, presidente de la Organización Demócrata Cristiana de América (ODCA), vicepresidente (1989-1995) y presidente (1995-1998 y nuevamente en 1999) de la Internacional Demócrata Cristiana.

Entre 1968 y 1989 se destacó como uno de los principales líderes de la oposición civilista, siendo candidato vicepresidencial de la Alianza Democrática de Oposición Civilista, coalición que ganó las elecciones generales de mayo de 1989. En razón de su lucha por la democracia panameña fue excluido de la Universidad de Panamá, encarcelado varias veces, expulsado del país y en diversas ocasiones se atentó contra su vida.

En el ejercicio de la función pública (1989-1992) fue Primer Vicepresidente de Panamá (1989-1992) y Ministro de Gobierno y Justicia (1989-91). En su calidad de ministro de Gobierno y Justicia asumió la tarea de desmilitarizar la seguridad de Panamá y promover la reforma constitucional que consagró este hecho.

Ha recogido parte de sus escritos en siete libros hasta la fecha: Panamá: ¿Desastre o democracia? (1985), Conciencia crítica (1995), Discusiones democrática (1996), Con libertad, reflexiones de actualidad 1996-1997 (1998), Democracia cristiana entre la identidad y la apertura (1999), Democracia sin ejército, la experiencia de Panamá (2001) y Cuba: Hoy y Mañana (2005).

En 1954, recibió la distinción Phi Beta Kappa de la Universidad de Yale. En enero de 1998 le fue impuesta la Gran Cruz de la Orden del Mérito Civil de España. Recibió la Medalla Arístides Calvani, que es la más alta condecoración de la Internacional Demócrata Cristiana otorgada a dirigentes políticos que se han distinguido por su contribución de primer orden a la democratización de su país y de su región, la cual le fue concedida el 21 de noviembre de 2001 en México, en presencia de los presidentes de Gobierno: de España, José María Aznar y México, Vicente Fox.

En 2005 fue condecorado por el presidente Martín Torrijos Espino con la Orden de Vasco Núñez de Balboa en grado de Gran Cruz, por su servicio a la patria como educador y político ejemplar.