La Estrella de Panamá
Panamá,25º

13 de Oct de 2019

Política

Partidos políticos, ¿cantidad es mejor que calidad?

Esta semana se formalizó el nuevo colectivo político PAÍS, con el que hasta ahora son ocho los que participarán en las próximas elecciones generales. Otro grupo espera terminar el proceso de inscripción para entrar al ruedo. Un veterano político y un estudiante universitario analizan el pluripartidismo en Panamá

MARIO DE LEÓN | ESTUDIANTE DE SOCIOLOGÍA

‘TODOS RESPONDEN A INTERESES ECONÓMICOS; POR TANTO, TODOS ESTÁN ALINEADOS A LA MISMA IDEOLOGÍA. LA DIFERENCIA ESTÁ EN LOS CARTELES EMPRESARIALES A LOS QUE RESPONDEN'.

CON LA PERSONERÍA JURÍDICA DE PAÍS, YA SON OCHO LOS PARTIDOS POLÍTICOS LEGALMENTE CONSTITUIDOS Y HAY UNO EN FORMACIÓN. ¿CÓMO ANALIZA ESTA CANTIDAD DE PARTIDOS EN UN PAÍS CON UNA POBLACIÓN QUE APENAS SUPERA LOS 4 MILLONES?

No existe —y no debiese haber— una relación entre número de población y cantidad de partidos políticos que han sido legitimados por el Tribunal Electoral. Lo que puede ocultar esta cantidad de partidos es lo antidemocrático de las normas electorales.

¿QUE HAYA MÁS PARTIDOS POLÍTICOS ES GARANTÍA DE UNA MEJOR DEMOCRACIA O SIMPLEMENTE REPRESENTA UNA DIVISIÓN DE LOS VOTOS?

No hay una definición universal de democracia. Pero a la que generalmente se suscribe el pueblo panameño es a la de mayor participación de todos los sectores del país. Sin embargo, hay que tomar en cuenta que la amplia mayoría son los trabajadores y estos son los que menos participan en la toma de decisiones, lo que indica que no vivimos en democracia.

A DIFERENCIA DEL FRENTE AMPLIO POR LA DEMOCRACIA (FAD), QUE SE PUEDE DEFINIR COMO UN PARTIDO DE IZQUIERDA, ¿CONSIDERA QUE EL RESTO DE LOS PARTIDOS SE DIFERENCIAN IDEOLÓGICAMENTE?

No. Todos responden a intereses económicos; por tanto, todos están alineados a la misma ideología. La diferencia está —a veces— en los carteles empresariales a los que responden.

LOS PARTIDOS POLÍTICOS —O POR LO MENOS LOS HISTÓRICOS— SON VISTOS COMO MAQUINARIAS ELECTORERAS. ¿CÓMO ANALIZA LOS NUEVOS, ME REFIERO A ALIANZA, FAD Y PAÍS?

Iguales, hasta el momento. Solo que con muchos menos recursos económicos, redes comunitarias, militantes, cuadros profesionales, representación en espacios de poder y medios de comunicación a su favor. Todos son vitales para el juego electoral.

EL FAD NO LOGRÓ SUBSISTIR EN LAS PASADAS ELECCIONES. ¿CREE QUE LOS QUE HAN SURGIDO AHORA CORRERÁN LA MISMA SUERTE?

Desconozco la situación interna del partido; por lo tanto, no podría brindar un juicio.

LAS ESTADÍSTICAS DEL TRIBUNAL ELECTORAL DE ABRIL DE 2018 DAN CUENTA DE QUE 1,439,844 PERSONAS ESTÁN INSCRITAS EN PARTIDOS POLÍTICOS. A SU JUICIO, ¿QUÉ REPRESENTA ESTA CIFRA DE INSCRITOS EN PARTIDOS POLÍTICOS, TOMANDO EN CUENTA QUE REPRESENTA EL 50% DEL ELECTORADO DEL PAÍS?

Primero, que los poderes económicos aún gozan de hegemonía sobre la población. Segundo, que no es cierto que exista tal crisis política en la esfera de los partidos... A pesar de que ellos no representan los intereses de la población.

MENALCO SOLÍS | ABOGADO

‘MUCHOS PARTIDOS SIN IDEOLOGÍAS, O CON IDEOLOGÍAS QUE NO SE DIFERENCIAN UNAS DE OTRAS, EN NADA FORTALECEN LA DEMOCRACIA, POR EL CONTRARIO, CONFUNDEN A LA POBLACIÓN'.

CON LA PERSONERÍA JURÍDICA DE PAÍS, YA SON OCHO LOS PARTIDOS POLÍTICOS LEGALMENTE CONSTITUIDOS Y HAY UNO EN FORMACIÓN. ¿CÓMO ANALIZA ESTA CANTIDAD DE PARTIDOS EN UN PAÍS CON UNA POBLACIÓN QUE APENAS SUPERA LOS 4 MILLONES?

Demasiados partidos y no hay razones atendibles, de peso, para que existan tantos. No representan diferentes ideológicas o distintas estrategias que le planteen al electorado frente a los problemas nacionales... Los enunciados etéreos y sublimes de todos ellos son similares, son sustancialmente iguales, presentados de una forma u otra. Mientras más partidos políticos compitan, más confuso se torna el panorama para el elector y menos claras son las alternativas. La competencia política se reduce a un concurso artificioso, basado primordialmente en la simpatía o antipatía personal que los dirigentes políticos o mesiánicos del momento puedan inspirar en el votante sin tener acceso a un variado y estimulante menú de ofertas electorales.

¿QUE HAYA MÁS PARTIDOS POLÍTICOS ES GARANTÍA DE UNA MEJOR DEMOCRACIA O SIMPLEMENTE REPRESENTA UNA DIVISIÓN DE LOS VOTOS?

Una gran cantidad de partidos políticos no determina la existencia de un régimen democrático ni su validez. Muchos partidos sin ideologías, o con ideologías que no se diferencian unas de otras, en nada fortalecen la democracia; por el contrario, tienden a confundir a la población con un inventario de propuestas vaporosas y vagas que serían difícilmente discernibles o que desviarían la atención hacia promesas demagógicas que a la postre no se cumplen. El resultado indeseado es que se corre el peligro de que sea una selecta minoría del electorado quien asuma el poder público, en detrimento de la voluntad de una mayoría capaz de legitimar el ejercicio del poder en una democracia.

A DIFERENCIA DEL FRENTE AMPLIO POR LA DEMOCRACIA (FAD), QUE SE PUEDE DEFINIR COMO UN PARTIDO DE IZQUIERDA, ¿CONSIDERA QUE EL RESTO DE LOS PARTIDOS SE DIFERENCIAN IDEOLÓGICAMENTE?

Existe muy poca diferencia, desde el punto de vista ideológico, entre los partidos políticos que intentan competir por el favor del electorado. Prueba de ello son las ‘Declaraciones de Principios' que cada uno ha dejado plasmadas en sus estatutos fundacionales, que son requeridos para su reconocimiento formal. Una rápida lectura a los estatutos de los partidos existentes arroja similares principios y objetivos: principios democráticos, libertades públicas, derechos humanos, solidaridad, combate a la pobreza, justicia social, nacionalismo, justa participación en la propiedad y distribución de la riqueza nacional. FAD añade la lucha por la soberanía, la dignidad nacional, un proceso de liberación nacional y emancipación social del pueblo.

LOS PARTIDOS POLÍTICOS —O POR LO MENOS LOS HISTÓRICOS— SON VISTOS COMO MAQUINARIAS ELECTORERAS. ¿CÓMO ANALIZA LOS NUEVOS, ME REFIERO A ALIANZA, FAD Y PAÍS?

Salvo FAD, que enuncia objetivos muy concretos en favor de organizaciones sociales, sectores populares y pueblos originarios, entre otros, los demás partidos nuevos, más que ideologías auténticas realmente preocupadas por el bienestar general de la nación panameña, constituyen evidentemente vehículos para intentar adjudicarse futuras cuotas de poder en los diferentes órganos del Estado. Más bien son, en el fondo, partidos provinciales, distritales o circuitales, porque su membresía no tiene, fundamentalmente, carácter nacional sino intereses muy locales o regionales.

EL FAD NO LOGRÓ SUBSISTIR EN LAS PASADAS ELECCIONES. ¿CREE QUE LOS QUE HAN SURGIDO AHORA CORRERÁN LA MISMA SUERTE?

Los nuevos partidos que ahora han surgido subsistirán en la medida en que sus organizadores puedan contar con los recursos y para lograr la cantidad mínima requerida de votos en las elecciones de mayo del próximo año. Dependerá del liderazgo y carisma de sus dirigentes y del activismo de cada uno de sus miembros, que vaya más allá de la simple inscripción cuando fueron invitados a participar. Las experiencias de años recientes nos indican que en el primer intento quedan rezagados y eliminados muchos de ellos. Nada parece indicar que en el 2019 tendremos resultados distintos.

LAS ESTADÍSTICAS DE ABRIL DE 2018 DAN CUENTA DE QUE 1,439,844 PERSONAS ESTÁN INSCRITAS EN PARTIDOS POLÍTICOS. A SU JUICIO, ¿QUÉ REPRESENTA ESTA CIFRA DE INSCRITOS EN PARTIDOS POLÍTICOS, TOMANDO EN CUENTA QUE REPRESENTA EL 50% DEL ELECTORADO DEL PAÍS?

Esa cifra no es la importante al momento de calibrar el peso de los partidos en el panorama político nacional. Más importante resulta la acción y dinamismo de los activistas de cada partido que pueden, con su entusiasmo, convencer a los electores, por una u otra fórmula, sin necesidad de militar activamente en partidos políticos; excepto quienes tengan un interés muy personal, no creo que los inscritos en partidos políticos, por ese solo hecho, emitan su voto a favor de los candidatos de sus colectivos, sobre todo si la razón de su membresía no responde a una ideología compartida o a una tradición de familia. Muchas elecciones presidenciales son decididas por el voto independiente y por el voto cruzado de miembros inscritos que siguen su propio criterio.