Temas Especiales

25 de Oct de 2020

Política

La otra cara de los nuevos corregimientos en Bocas

El recorrido por mar desde isla Colón en Bocas del Toro al corregimiento de El Cauchero toma hasta hora y media, si el mar Caribe no está embravecido.

La Asamblea Nacional aprobó la Ley 135 que creó 11 corregimientos.Cedida

El recorrido por mar desde isla Colón en Bocas del Toro al corregimiento de El Cauchero toma hasta hora y media, si el mar Caribe no está embravecido.

Por décadas, cientos de residentes de El Cauchero, en tierra firme, deben enfrentar las peripecias y peligros del mar para llegar al distrito de Bocas del Toro cabecera a realizar trámites burocráticos e inclusive acceder a servicios públicos o de salud.

El pasado 19 de agosto, la Asamblea Nacional aprobó en tercer debate la Ley 135 que creó 11 corregimientos y segregó, a partir del año 2024, el corregimiento de El Cauchero del distrito de Bocas del Toro (isla) al distrito de Almirante (tierra firme).

La división territorial establece como corregimientos a Boca del Drago y San Cristóbal en el distrito de Bocas del Toro (isla) y Finca 66, Finca 12, Finca 4, Finca 51, La Mesa y Barranco Adentro en el distrito de Changuinola.

En la provincia de Bocas del Toro, a pesar de las restricciones por el nuevo coronavirus, y de su impacto en el turismo y la economía local, los nuevos corregimientos son, para la mayoría de los residentes de la isla, Almirante y Changuinola, una “conquista” importante.

Vicente Taylor, un veterano dirigente comunitario, recordó que Boca del Drago, convertido en corregimiento, tendrá un impacto porque el actual corregimiento está recargado ya que el actual representante atiende Boca del Drago, Bocas del Toro y Carenero.

Boca del Drago es una de las zonas turísticas más visitadas en Bocas del Toro, por su acceso e imponentes playas.

Advirtió que la división administrativa aprobada permitirá tener más presupuesto y obras para la comunidad isleña.

Igualmente, Miraflores, Bajo Culubre y Ceiba serán corregimientos en Almirante en tierra firme.

Todos los corregimientos podrán elegir en las próximas elecciones a un representante de corregimiento, crear una junta comunal, tendrán acceso a los beneficios de la descentralización, participación con voz y voto en el Consejo Municipal y garantizará la presencia de la policía, centro de salud y otras facilidades.

Un grupo de indígenas ngäbe, residentes en El Cauchero, cree que en vez de un corregimiento deben haber dos, uno vinculado al distrito de Boca del Toro y otro al distrito de Almirante.

Los nuevos corregimientos y que El Cauchero pase a Almirante son un avance y un alivio para el distrito cabecera, porque el representante maneja los mismos fondos y recursos, con más población y necesidades.

En El Cauchero, la población que vive dispersa, se dedica a la pesca y la agricultura, en particular a la siembra de banano, cacao y plátano.

Empero, muchos residentes buscan trabajo en la zona turística de Bocas del Toro, el puerto de Almirante o la actividad bananera en Changuinola.

Para El Cauchero “es mejor, es un beneficio porque geográficamente están en tierra firme y no tienen que venir a isla Colón y pasar mal tiempo”, dijo el bombero Denis Rubiel Dixon.

Para Vicenta Pineda, profesora y residente de Almirante, la medida en El Cauchero será un beneficio para sus residentes porque “la gente de allá abajo puede venir al hospital o hacer sus compras”.

Yanelis Guizado, quien administra una tienda de compras por internet, está segura de que los nuevos corregimientos, incluyendo el cambio de El Cauchero al distrito de Almirante, tendrán un impacto beneficioso. Para viajar de isla Colón a Almirante y luego a El Cauchero, les cuesta entre $5 y $8 por persona.

Un viaje en autobús del puerto de Almirante a las comunidades de El Cauchero que están en la carretera, el pasaje va de $1.25 a $2.00.

La ruta marítima es, según los residentes, traicionera entre octubre y diciembre; esto dificulta en muchas ocasiones a los residentes de islas cercanas y del propio El Cauchero moverse con seguridad, lo que hace a Almirante, en tierra firme, un destino rápido y seguro.