Temas Especiales

23 de Ene de 2022

Publicando Historia

Fecha histórica y gloriosa de Panamá

Con mucha justificación se ha llamado al histórico mes de noviembre el Mes de la Patria, porque en el transcurso del mismo se conmemoran fechas gloriosas que rememoran acontecimientos históricos que pasaron en su transcurso y conservan la importancia de las mismas a través de todos los tiempos.

Con mucha justificación se ha llamado al histórico mes de noviembre el Mes de la Patria, porque en el transcurso del mismo se conmemoran fechas gloriosas que rememoran acontecimientos históricos que pasaron en su transcurso y conservan la importancia de las mismas a través de todos los tiempos. Es de todos conocido, que el Grito de La Villa de Los Santos ocurrido el 10 de noviembre de 1821, repercutió en todos los pueblos del istmo que se sumaron al gran acontecimiento y llegó hasta la ciudad de Panamá donde un grupo de patricios en la gloriosa fecha del 28 de noviembre de 1821, proclamaron la independencia de Panamá y la Corona Española, y unieron sus destinos a los de la Gran Colombia que presidía el Gran Libertador Simón Bolívar. Sin duda que la presidencia del Libertador influyó mucho en la determinación de los patricios del 28 de noviembre que fueron bien intencionados, pero no correspondidos como lo atestiguan los hechos ocurridos durante 82 años de unión con Colombia. Panamá siempre ha sido amante de la libertad y del progreso, por ello sus años de vida como República del Nuevo Mundo, han sido años de lucha y de esfuerzos para lograr sus justas aspiraciones y ocupar el puesto que le corresponde en el concierto de las naciones del orbe.

Desde hace muchos años, Panamá está en deuda con sus próceres de 1821 y es muy justo que las disposiciones que se han ordenado al respecto sean cumplidas como corresponde a los ilustres patricios. En reconocimiento anotamos con letras de oro y gratitud, los nombres de los patricios de 1821: general José de Fábrega, José Vallarino Jiménez, Manuel José Hurtado, fray José Higinio Durán, Juan José Martínez, Manuel José Calvo, Carlos Icaza, José de Los Santos Correoso, Mariano Arosemena, Blas Arosemena, Narciso de Urriola, Juan Lasso de la Vega, José Antonio Zerda, Remigio Lasso de la Vega, Manuel de Arce, Manuel María de Ayala, José de Alba, Gregorio Gómez, Luis Salvador Durán, José María Herrera, Víctor Beltrán, Antonio Berguido, Antonio Planas, Juan Pío Victoria, Manuel Urriola, Manuel García de Paredes, Manuel José Arce, José M. Calvo, Antonio Escobar y otros meritorios patricios merecedores de la gratitud nacional. Gloria y honor a los dignos patricios de 1821.

Una de las instituciones más serias, respetadas y admiradas tanto en la nación como en el exterior, es el benemérito Cuerpo de Bomberos de Panamá, que conmemora la fecha clásica de su fundación en la gloriosa fecha del 28 de noviembre. El año de 1887 se cubrió de honor, cuando un grupo de respetables caballeros fundó la junta organizadora del reconocido y prestigioso Cuerpo de Bomberos de la ciudad de Panamá, que presidió con acierto y entusiasmo su primer comandante don Ricardo Arango, quien recibió la valiosa y efectiva ayuda del ilustre prefecto de Panamá, don Tomás Herrera, quien adquirió los materiales y equipos más urgentes y necesarios para que la institución cumpliera con la elevada y patriótica labor a que estaba destinada. El comandante don Ricardo Arango, los miembros de la junta organizadora, el prefecto don Tomás Herrera y todos los que contribuyeron con su grano de arena y sus esfuerzos a la fundación del benemérito Cuerpo de Bomberos de Panamá, merecen en todos los tiempos la mayor gratitud de todos sus compatriotas y ciudadanos radicados en nuestro país.

Con el mayor respeto y reconocimiento debemos destacar a aquellos que han cumplido con acierto y celo su deber a lo largo de los años bajo el elevado lema: Disciplina, Honor y Abnegación.