Temas Especiales

20 de Ene de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Una violenta tarifa

¿Cuál violencia; será que no la veis? Es la misma violencia que está en las calles y quita la vida a particulares inocentes por dos real...

¿Cuál violencia; será que no la veis? Es la misma violencia que está en las calles y quita la vida a particulares inocentes por dos reales, idéntica a la que aplican los policías de todo rango y nivel a los civiles por faltas cometidas y no, segando incluso vidas en nombre de la ley. Es la misma violencia que en ansiedades desmedidas coloca a dos candidatos del mismo colectivo de poder a disputarse realidades exacerbadas cuando el fin lo justifica, sin importar lo que venden al pueblo. Violencia y brutalidad, en otra época le llamaban barbarismo, lo que abunda en cada rincón de nuestra sociedad y emana constantemente de la boca y los actos de políticos y funcionarios de todo tipo.

No hay paz, a pesar de que Cristo, en quien todos dicen creer, repetía como ninguna otra frase “la paz sea con vosotros”. Es la violencia la que gana partido en una sociedad que no la ve, más que en los hechos de sangre y donde los responsables de las leyes y el Ejecutivo la señalan portadora hacia el pueblo. Es quizá que nuestra ceguera nos impide verla cuando se está bien o se tiene dinero. Se piensa que sólo son violentos los actos de los pobres, vendiendo imágenes contrarias los políticos de la palestra en evidencia de la hipocresía que la esconde.

Piensa, por ejemplo, el pueblo, con el auxilio electrónico de los medios, que son los taxistas los únicos obligados a tener la tarifa legal, además sellada por la Autoridad, de lo contrario, no se le debe pagar. ¿Es esto violento o no. Qué piensa usted entonces de ese ser humano que trabajando en los tranques y enfrentando peligrosos policías y maleantes, le está sirviendo en llevarle a su destino; le pagará usted con violencia? ¿Por qué mejor señor usuario no es usted también obligado a buscar y tener el mapa y la tarifa legal del servicio que le interesa. Por qué obliga al otro a hacer lo que usted no hace?

¿Creemos que las reformas “pro seguridad” resolverán la violencia o creará mejores excusas para aplicarla al disminuir las libertades ya pisoteadas por la justicia ausente?