Temas Especiales

30 de Jun de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Desigualdad y militarización

El Observatorio Centroamericano sobre Violencia (Ocavi) divulgó un informe sobre los costos económicos de la violencia en América Centra...

El Observatorio Centroamericano sobre Violencia (Ocavi) divulgó un informe sobre los costos económicos de la violencia en América Central. La región tiene una tasa anual de homicidios superior a 36 por cada 100 mil habitantes y altos índices de otros tipos de violencia.

Según el informe, la calidad de vida de las personas es afectada por el aumento de la violencia y por la elevada percepción de inseguridad que acompaña la vida de esas personas, incidiendo de manera negativa en el desarrollo humano y en la consolidación de la gobernabilidad de los países de la región. “Diversos estudios demostraron que la distribución de la riqueza en una sociedad es más significativa que la pobreza para prever los niveles de violencia. Más que la pobreza, las crecientes desigualdades de renta y de oportunidades, junto con otros factores sociales, culturales y psicológicos, son las principales razones para la criminalidad”.

“Tres grandes conjuntos de variables influyen el nivel de criminalidad del país. Son las condiciones sociales básicas y oportunidades de trabajo, especialmente la tasa de desocupación juvenil, los niveles de educación y el grado de integración funcional de las familias”.

Llama la atención que no hay una relación entre violencia y militarización como apunta el actual gobierno panameño. A pesar de esta falta de relación, la semana pasada el presidente Martín Torrijos promulgó 5 decretos mediante los cuales somete a los panameños a la represión y al espionaje a nombre de un mayor control de la criminalidad. Planteamiento que no descansa sobre estudio alguno y menos sobre la realidad nacional. Más bien, la militarización contribuirá a que la violencia y criminalidad aumente en Panamá. En el caso de Panamá es más obvio cuando se percibe que la política de militarización responde a una estrategia global de EEUU. La creación de servicios de inteligencia y de fronteras son propuestas de EEUU que han sido acogidas por el gobierno actual con un grado de entusiasmo que la población desconoce. ¿Las medidas que conducen hacia una mayor represión de quienes se oponen a las medidas anti-populares fueron impuestas por EEUU o fueron acogidas con beneplácito por quienes gobiernan el país?

La violencia y la criminalidad continuarán castigando al país, especialmente a los sectores más humildes del país. El informe de OCAVI señala que la “violencia genera una enorme carga sobre los países, tanto en términos humanos como económicos. La vida perdida, principalmente de los jóvenes, configura un costo para la fuerza de trabajo del país. La violencia y la criminalidad también implican gastos en el sector de salud y el judicial, provoca ausencias en los lugares de trabajo y pérdida de productividad, lo que afecta la acumulación de capital humano y social”.

El informe también señala que no existe relación entre pobreza y violencia. Los más pobres no siempre son los más propensos al crimen. En América Central, los países más seguros son el más rico, Costa Rica, y el más pobre, Nicaragua. Diversos estudios demostraron que la desigualdad es más significativa que la pobreza para prever los niveles de violencia. Más que la pobreza, las crecientes desigualdades económicas y de oportunidades, junto con otros factores sociales y culturales, son las principales razones para la criminalidad.