Temas Especiales

27 de May de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

¿Patria nueva...?

No es lo mismo gobernar en dictadura que en un estado de derecho.. Cuan lamentable es para la población observar a uno de los muchachos...

No es lo mismo gobernar en dictadura que en un estado de derecho.

Cuan lamentable es para la población observar a uno de los muchachos de ahora salir de prisión y obtener un empleo y que el mismo luche por llevar una vida tranquila y honesta y a la vez ser aceptado en la sociedad, es muy difícil. Pero parece que esto es muy fácil para personas que tuvieron que ver de alguna manera con las torturas, masacres, desapariciones y asesinatos que se cometieron bajo el régimen de Manuel A. Noriega, cuando uno era el que tenía que ver con los escuadrones que realizaban actos atroces en contra del pueblo que reclamaba su derechos y otro era el que comandaba el más vil y absurdo batallón que ha existido en Panamá —el batallón de la dignidad o indignidad—.

Cuan lamentable es que a estas personas hoy tengamos que soportarlas y oírlas hablar de moral, respeto, democracia, honestidad y juzgando a otros. Como panameño revuelvo la mirada y a veces siento espanto y me pregunto ¿dónde está la “patria nueva”, de la cual tan solo se colocó la primera piedra en un acto simbólico el 1 de septiembre del 2004 y la misma nunca se construirá con este desgobierno, que tiene sumergido a más del 80% de los habitantes en la pobreza, la zozobra, el secuestro y el pánico, por el más desempleo, la más corrupción, y ni qué hablar de la más inseguridad que nunca se había vivido y sentido en nuestro país, pues las únicas cuatro cosas que más han crecido son: la corrupción, la delincuencia, los nombramientos de personas que mucho mal le hicieron al país y a la población en el tiempo de la dictadura, y el negocio de la funerarias, por las muertes que se dan a diario en donde el 98.6% de ellas son por asesinatos y no por muerte natural.

Como especialista en conductas humanas y en resocialización estoy seguro de que el próximo gobierno tendrá que reconstruir los muros caídos y tendrá que trabajar en el tiempo de las vacas flacas. Dios quiera que el que venga no cometa la mismas malas cosas, porque si no quedaremos los panameños en extinción por estos flagelos que sacuden a la Nación.