Temas Especiales

16 de Jan de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Estamos en la arremetida final

Se informó en algunos medios la desaparición de 24 esculturas denominadas “Juegos de Antaño”, que habían sido ubicadas en el Museo El Tu...

Se informó en algunos medios la desaparición de 24 esculturas denominadas “Juegos de Antaño”, que habían sido ubicadas en el Museo El Tucán, pero desmontadas y llevadas al Parque Omar, de donde fueron sustraídas pese a la custodia sobre ellas.

Todo esto merece que recordemos que en la gestión gubernamental del PRD han sido muchas las cosas que se han perdido, sin responsable alguno. Para mencionar algunos de los despilfarros, recordemos el Plan de Viviendas con la CSS, que terminó en un gran desfalco impune.

También en la CSS, se perdieron bonos que sumaban varios millones de balboas, los cuales fueron sustraídos de una caja fuerte. Cuando se produjo el desalojo de la dictadura casi todas las oficinas públicas fueron saqueadas, tal como se había sugerido a los batalloneros. Los cables que sirvieron como red telegráfica en todo el país fueron colectados y desaparecieron, para justificarlo se trató de culpar a inocentes que ni siquiera sabían que los habían desmontado.

No es sorpresivo el hurto de las esculturas creadas con figuras de niños jugando, si se tiene presente que su material, al igual que la desaparecida estatua Roosevelt, representaba un ingreso inmediato. Lo triste es que esos “niños” hayan sido mutilados, destrozados y hasta vendidos, sin que autoridad alguna haya detenido para su investigación a quienes tenían la responsabilidad de su custodia, y a quienes ordenaron desmontarlos, trasladarlos y descuidaron su conservación. Es lo que procede, pero al parecer esos estamentos están bajo la dirección del despacho de la primerísima.

No hemos escuchado a la Terquesita, ni al MIDES, ni al defensor del Pueblo, ni al representante de corregimiento, ni al alcalde, menos a los diputados del Circuito, pero preocupa más que la eficientísima DIJ no tenga una pista. Las noticias trágicas parecen entretener y contribuir al olvido, pero concurren otras informaciones que mortifican al pueblo. Los bonos por el aumento de la canasta básica se dijo que serían ampliados. Ahora sabemos que se les ha extendido a los embajadores y cónsules en Europa y América, porque no pueden subsistir con lo que ganan.

Estamos en la arremetida final, donde cada cual podrá asegurar la porción de lo que queda. No entendemos cómo pretenden continuar gobernando con la estela de graves derroches y concesiones acomodadas, privilegios inocultables y de tolerancia de un Ministerio Público, que debe actuar de oficio, pero que espera una denuncia o querella para actuar. Pienso que ya es tiempo de pensar en una Asamblea Constituyente plena, porque al paso que marchamos, inseguros, con homicidios y atracos de toda clase, con la repartición sin fiscalización seria, la arremetida final no dejará nada.