18 de Sep de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Vamos a reforestar Panamá

La actividad de reforestación tiene ya más de treinta años de estar realizándose en todo el país.

La actividad de reforestación tiene ya más de treinta años de estar realizándose en todo el país.

Quizás la mayor reforestación se inicia en La Yeguada, Alto Guarumo, Los Valles y Buenos Aires, todas ellas en la provincia de Veraguas.

El Estado a través del entonces RENARE y luego INRENARE, con el apoyo del Programa de Alimentos (PMA) FAO, establece estas plantaciones de pino caribe con el objetivo de recuperar suelos degradados y de proveer alimentos por trabajo a estas comunidades pobres de esta provincia.

Los resultados positivos de este esfuerzo usted amable lector (a), los puede verificar si visita esta área, la cual alguien escribió anteriormente, que es nuestro “Yellowstone”.

Actualmente con el Cambio Climático que sufre el planeta, esta noble actividad se convierte en una necesidad de supervivencia para la humanidad entera.

Recientemente participé en una reforestación en los límites del Parque Nacional Camino de Cruces organizada por la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM), con el apoyo de la empresa privada y participación de estudiantes de escuelas primarias y universidades.

En esta actividad se plantaron áreas que estaban cubiertas de la paja canalera, con especies forestales nativas, tales como caoba, cedro, roble y guayacán, entre otras.

Se aprovechó la oportunidad para explicar a los participantes los beneficios que se derivan de los árboles y la necesidad de conservarlos.

Por ejemplo, de ellos se derivan bienes (madera, semillas, plantas medicinales, animales silvestres, flores, etc.) y servicios ambientales (producción de oxígeno, captación de carbono, protección de ríos, belleza escénica y otros), muy necesarios para que las sociedades puedan desarrollarse.

Es por esto que esta relación positiva Ser Humano –Naturaleza debe entenderse como una condición permanente para armonizar el desarrollo con la conservación, y de esta forma, alcanzar la sostenibilidad ambiental.

Por otro lado, este tipo de trabajo conjunto, es un ejemplo de que los problemas ambientales se resuelven con la participación de todos, y en esto la Autoridad Nacional del Ambiente cumple su rol de facilitador.

De todos nosotros depende si queremos un Panamá con una economía verde, respetuosa de las leyes de la naturaleza.

Este año la meta de plantar cuatro millones de árboles del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), denominado “Plantemos por el Planeta”, se ha cumplido con el apoyo de toda la sociedad.

Sigamos plantando para nuestras futuras generaciones, que ellas nos lo agradecerán eternamente, no lo duden.

A reforestar PANAMA.