20 de Feb de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

¿Qué ocurre en el CRU de Colón?

José de Jesús Martínez (q.e.p.d.) al prologar una obra del Dr. Ricaurte Soler (q.e.p.d.), señaló que: “?mostrar es la forma más contunde...

José de Jesús Martínez (q.e.p.d.) al prologar una obra del Dr. Ricaurte Soler (q.e.p.d.), señaló que: “?mostrar es la forma más contundente de demostrar?”. Consecuente con este postulado he de indicar que la realidad mostrada del Centro Regional Universitario de Colón (CRUC) demuestra la presencia de una crisis, cuya acumulación sostenida en el tiempo, le da un carácter de permanencia. Desde luego, pese a las fórmulas arbitradas por los universitarios colonenses, o en el peor de los casos, actuado —como suele ocurrir— en base al ensayo y error, no se han encontrado las avenidas para transitar hacia el logro de una institución universitaria local, verdaderamente comprometida con la academia y con la sociedad.

Con conciencia o sin ella, el CRUC se ha excluido, o lo han excluido de la dinámica social colonense, al punto de incapacitarse para participar en su desarrollo. Pero, no puede haber presencia universitaria en el contexto social cuando no se ha definido el tipo de universidad a la que aspiramos los colonenses, o cuando los objetivos fundamentales son trocados por motivaciones radicalmente opuestas a la misión esencial de la universidad local.

Una cosa es clara, la consolidación interna del CRUC se plantea como una tarea urgente. Empero, habrá que revisar los atrofiados procesos administrativos, la distorsionada concepción de la entidad universitaria a nivel local, y el concepto ético del cumplimiento de los deberes y de las responsabilidades. Pero, además, es necesaria la propuesta de un programa académico y científico que impulse con efectividad la investigación, sobre todo en un medio altamente contradictorio, que expresa por un lado planes de desarrollo con participación de la empresa privada, y por el otro necesidades sociales y elevados índices de violencia.

Un medio en donde el turismo gana cada vez más espacio, sin que desde el CRUC hayamos podido formular una propuesta de aprovechamiento óptimo de nuestros recursos, un medio en donde la crítica situación educacional demanda la opinión autorizada de los especialistas del área, el sentido cívico y humanista han entrado en una fase de deterioro, se afecta permanentemente el eco-sistema y urge una propuesta económica seria de desarrollo, en fin una sociedad que reclama la presencia crítica y sabia de su universidad.

Es cierto que después de casi seis décadas de existencia hemos dado un cúmulo de profesionales. Pero eso no es todo, si a la par ponderamos lo que justamente debíamos haber dado. Debiéramos contabilizar: ¿qué hemos hecho?, ¿cuántas investigaciones científicas se han realizado?, ¿cuántas asesorías hemos brindado?, ¿cuántas obras han escrito sus docentes?, ¿cuál es el concepto de servicio y de universidad que tenemos?, en fin, ¿cuál ha sido el aporte real y efectivo al desarrollo de la sociedad colonense? Seguro el saldo no sería del todo favorable.

Hoy siquiera hemos propuesto nuevas ofertas académicas, las infraestructuras se deterioran a una velocidad extraordinaria, las voluntades flaquean a un ritmo acelerado, la desazón gana cada vez más espacio, en fin más que hacer, estamos jugando a la universidad local.

No obstante, es correcto consignar la preocupación y apoyos del Dr. Gustavo García de Paredes, rector de la Universidad, y de su equipo, quienes al igual que los universitarios comprometidos, apuestan por la no desaparición del CRUC. Salvemos al CRU de Colón.