Temas Especiales

19 de Sep de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Una feria que bien vale

Desde el miércoles 15 del mes en curso, el Instituto Profesional y Técnico “Abel Tapiero Miranda”, de la comunidad de San Lorenzo, en el...

Desde el miércoles 15 del mes en curso, el Instituto Profesional y Técnico “Abel Tapiero Miranda”, de la comunidad de San Lorenzo, en el Oriente chiricano, inició la celebración de la Octava Feria Agropecuaria, una manifestación de la creatividad de educadores y educandos, quienes en una mancuerna de eficiencia dan a conocer al público en general, los resultados de lo que ha sido la efectividad del proceso de enseñanza aprendizaje.

Mientras en otros lugares algunos educadores y/o educandos pierden el tiempo en otras actividades alejadas del verdadero espíritu de la educación, en esta área del sector oriental de Chiriquí se apuesta por el trabajo, y por el desarrollo de proyectos tendientes a hacer producir a la tierra, a través del uso de tecnología y los mejores conocimientos, porque están conscientes de la importancia de valorar los tesoros que el campo tiene para su gente.

La realización de esta feria constituye también la oportunidad de los actores que se han trazado esta meta, de evaluar cuánto se ha adelantado tanto en el proceso de impartir las enseñanzas, como de recibirlas. No solamente la exposición de productos dará fe de los avances logrados durante todos los años de estudios, sino todo aquello que involucra la celebración de una idea de este calibre.

Para una región dedicada eminentemente a la actividad agropecuaria, la capacitación de sus generaciones es una proyección que trascenderá los requerimientos del desarrollo regional, provincial y nacional. Y es que es, precisamente, la formación del recurso humano, de acuerdo a las exigencias del medio, lo que el país amerita para poder hacer un uso racional de todo aquello con que la naturaleza lo benefició.

La experiencia lograda por el Instituto Profesional y Técnico “Abel Tapiero Miranda”, durante los siete años anteriores, ha sido el mejor incentivo para llevar a la realidad esta octava cita. Ha sido un verdadero incentivo el hecho de mejorar los trabajos que han precedido, y de esta manera ofrecer a propios y extraños lo mejor de la labor educativa del 2008.

Sabemos que para los estudiantes esta feria representa la gran oportunidad para dar a conocer a la comunidad todo lo que han sido capaces de avanzar en sus estudios, investigaciones y tareas, basados en la óptima utilización del recurso de que disponen y que al momento de egresar de este plantel pondrán a disposición de la colectividad.

Para nosotros, que hemos estado muy cerca de la labor educativa que aquí se imparte, sobre todo con el estudiantado que durante varios años nos ha considerado en sus actividades, es de gran importancia asistir e interactuar con todos los actores de tan ponderable iniciativa. Precisamente, en esta fecha estaremos como invitados para participar en el acto inaugural de la Octava Feria Agropecuaria.

Seguros de que aquí podremos atestiguar de los logros de muchos meses de intenso trabajo y estudios, nos atrevemos a invitar a la gente de las comunidades vecinas y de toda la provincia de Chiriquí para que asista y apoye a los educadores y educandos y de esa manera sean muchas las ferias que se realicen, como laboratorio, pero también para incentivar a las partes a mejorar y seguir hacia adelante.