Temas Especiales

21 de Sep de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Sobre Salud Pública

El inicio de las conversaciones en la Mesa de Salud, de la Concertación Nacional, ha evidenciado las verdaderas pretensiones de los diri...

El inicio de las conversaciones en la Mesa de Salud, de la Concertación Nacional, ha evidenciado las verdaderas pretensiones de los dirigentes médicos de la Coordinadora Médica Negociadora Nacional —Comenenal— al pretender descalificar a todas aquellas organizaciones que no sean médicas o afines a ellos, para mantener el status quo de los privilegios laborales que mantienen hasta ahora, los cuales les permiten prácticamente tener secuestrados a los pacientes bajo la voluntad de ellos.

Por otra parte, los representantes del Gobierno Nacional en la misma Mesa de Salud, aún no comprenden que ellos son los responsables constitucionalmente de la salud pública y no deben pretender mantener un debate sobre la propuesta para la elaboración de un anteproyecto de ley para un nuevo Sistema Único de Salud, sin permitir una mayor participación de organizaciones representativas de la salud pública, como lo son los pacientes, quienes a fin de cuentas son los únicos verdaderamente afectados.

A la vez, el aumento del desabastecimiento de medicamentos se está convirtiendo cada día en una verdadera crisis nacional.

Pese a la aplicación a partir del 1 de febrero del presente año de las nuevas normas sanitarias de la Ley 1 del 10 de enero del 2001, y sus decretos ejecutivos, como el 340 de 27 de agosto y 459 de 8 de noviembre de 2007, propiciados por las propias farmacéuticas trasnacionales, algunos médicos y pacientes organizados, ahora resulta que hay comerciantes y farmacéuticas trasnacionales que no quieren cumplir las disposiciones sanitarias panameñas y están creando una especulación en los precios como jamás hemos vivido, tratando de que crear un ambiente negativo sobre la Dirección de Farmacia y Drogas —Ministerio de Salud, MINSA— y la Dirección de Medicamentos (Caja de Seguro Social, CSS).

Aquellos médicos que aún están convencidos de que solamente son ellos los que conocen de las soluciones a la mala calidad de atención a la salud pública que hoy tenemos en el país y que afecta a miles de panameños y panameñas humildes siguen muy equivocados, porque el hecho de haber estudiado medicina no los hace buenos administradores hospitalarios o diseñadores de sistema de salud pública, y esa deficiencia profesional es una de las grandes razones por las cuales estamos en el punto donde nos encontramos.

Tenemos muchos excelentes médicos, pero que a la vez tienen deficiencia en administración gerencial de hospitales y del recurso humano que lo compone.

Los pacientes tampoco somos dueños de la verdad, simplemente el hecho de vivir parte de nuestra vida diaria en los hospitales estatales nos hace creer que tenemos mucho que aportar para alcanzar mejores días para la salud de todos.