Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Papel electrónico

Los lectores de ciencia ficción recordarán que en la película “2001, Odisea en el espacio” (1968) se veía una pantalla flexible funciona...

Los lectores de ciencia ficción recordarán que en la película “2001, Odisea en el espacio” (1968) se veía una pantalla flexible funcionando sobre la mesa de los astronautas que iban hacia Júpiter. En “Un mundo fuera del tiempo” (1976), Larry Niven describe un “televisor que se enrolla como un póster”. Más recientemente el filme “Harry Potter y el prisionero de Azkabán” (2004), muestra al Daily Prophet, un periódico animado que se puede conseguir en la escuela de hechicería Hogwarts y que le mostró a Harry un video del prisionero. Todo ese mundo de magia y futurismo tiene algo en común: la información.

Con el avance de la tecnología, la disputa entre medios impresos y electrónicos se hace más cruda y evidente. Luego de 500 años, la imprenta parece perder la batalla, principalmente por su información estática, el encarecimiento del papel, tintas contaminantes, el Internet, los blogs y otros contenidos audiovisuales. Definitivamente el Internet ya tiene una gama de aplicaciones mucho más amplias que cualquier otro instrumento de comunicación de la historia.

Ante esta situación, los periódicos han tenido un empuje casi mágico con el invento del papel y la tinta electrónica. El mismo que lee Harry Potter. Un polímero de unos tres milímetros de espesor. El nuevo invento reúne las características propias del papel: ligereza, delgadez, comodidad y flexibilidad, incluso se puede enrollar y desenrollar sin afectar su legibilidad.

El papel electrónico puede cambiar en cierto tiempo sus textos y anuncios, se puede animar, cargar todo tipo de información desde su computador, reutilizarlo cuantas veces se quiera, se lee tanto de día como de noche, no pesa y mantiene una batería recargable de unas 40 horas de duración. Esto podría salvar a los medios impresos, además de a los árboles y el agua de la industria papelera.

El papel electrónico fue inventado por Nick Sheridon en 1975, pero no fue hasta 1999 cuando investigadores de la empresa E-Ink formaron equipo con Lucent Technologies, para crear una forma de papel electrónico viable.

Esta nueva tecnología ya está siendo aplicada por los almacenes JC Penny, pero en sus carteles. No obstante, a principios de mes y para celebrar sus 75 años, la revista norteamericana Esquire presentó un híbrido, donde a la revista de papel se le incorporó una tapa con una ventana de papel electrónico que cambia su texto intermitentemente. Se editaron 100 mil de estas revistas, a un costo de 5.99 dólares por unidad.

Probablemente este sea el primer prototipo del periódico electrónico. Aún así quedan muchas preguntas sobre cómo este nuevo invento afectará el negocio editorial. ¿Desaparecerá el papel? ¿Se utilizará en carteles, en tableros escolares? ¿No existirán los kioscos o canillitas de periódicos y revistas?

Lo cierto es que por ahora veo cuatro buenas noticias: la primera sería que, luego de 500 años del invento de la imprenta, se conocería el nacimiento de una nueva plataforma que podría evitar su agonía; la segunda es que con este invento el futuro virtual de los libros se muestra maravilloso; la tercera es que el periodismo tendrá ahora otra opción; y la última es que ahora si se le derrama el café no ensuciará su periódico.