Temas Especiales

02 de Mar de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Triunfó la esperanza

Barack Obama logró una victoria electoral en forma contundente, que le permitirá iniciar una época de cambios sustanciales en la polític...

Barack Obama logró una victoria electoral en forma contundente, que le permitirá iniciar una época de cambios sustanciales en la política de EE.UU. En medio de una gran expectativa mundial, los norteamericanos han aceptado el reto de cambio propuesto por el candidato demócrata a la Casa Blanca al otorgarle una clara victoria en las elecciones celebradas el martes 4 de noviembre, que lo convierte en el primer presidente negro en la historia de este país. Fue muy poco lo que pudo hacer su rival, John McCain, frente al desbordante mensaje de esperanza lanzado por el candidato demócrata durante su campaña, considerada una de las más brillantes de los últimos tiempos.

Los resultados concretos indican, que Obama obtuvo 349 votos electorales contra 163 de John McCain y logró 63.1 millones de votos populares contra 55.6 millones de su rival. Los norteamericanos no sólo han elegido en estas votaciones al presidente de su país, sino también un tercio de los cien miembros del Senado y los 453 Representantes de la Cámara Baja, además un sinnúmero de asambleas legislativas estatales, ediles, jueces, jefes de policía y otros cargos locales. El congreso de EE.UU. también será dominado por los demócratas al lograr 56 senadores contra 40 de los republicanos y todavía, al escribir este artículo, existen 4 escaños en el Senado que están en una cerrada disputa. En la Cámara de Representantes los demócratas obtuvieron 253 escaños contra 163 de los republicanos. El martes 4 de noviembre fue, sin duda, una jornada de victoria arrolladora para Obama y su Partido Demócrata.

“El cambio ha llegado a América”, puntualizó Obama en su discurso ante decenas de miles de seguidores que se congregaron en la gran fiesta organizada por los demócratas en el Grant Park de Chicago. Este hecho político recorre el mundo y se levanta toda clase de expectativas frente a la nueva administración, pero los días que vienen para Obama van a ser muy complejos y difíciles, pese a contar con la mayoría en el Congreso.

Barack Obama hereda un país lleno de problemas. EE.UU. está en recesión económica y atraviesa una profunda crisis financiera, acompañada de un increíble endeudamiento público y privado. El país está sumido en una profunda frustración, desconfiando del sistema político y esperando grandes reformas. La clase media norteamericana está acorralada y los obreros sufren el desempleo y la caída real de los salarios. La administración Bush deja un desastre económico y en el plano militar ha comprometido a las fuerzas armadas de los Estados Unidos en dos guerras sin sentido y que han costado miles de vidas y causado enormes gastos que presionan la deuda pública. En materia internacional los Estados Unidos está aislado y el mundo reclama un sistema multipolar para la toma de decisiones.

Frente a estas realidades algunos historiadores norteamericanos plantean, guardando las proporciones históricas, que Obama está en situación parecida a la de Abraham Lincoln que al asumir la Presidencia el país estaba en una guerra civil y a la de Franklin Delano Roosevelt que llegó al poder en medio de la Gran Depresión. De cualquier forma el liderazgo de Obama se pondrá a prueba y el mundo apuesta a que tenga éxito. Latinoamérica espera que la nueva Administración de Obama preste más atención a los problemas de la región y se logre una verdadera alianza estratégica para enfrentar los problemas comunes con respeto y en unidad.