Temas Especiales

26 de Feb de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

El hambre azota a América

El Día Mundial de la Alimentación paso desapercibido, opacado por el deslumbrante destello de la caída de Wall Street en el corazón de E...

El Día Mundial de la Alimentación paso desapercibido, opacado por el deslumbrante destello de la caída de Wall Street en el corazón de EUA, arrastrando en su rodada a naciones europeas, asiáticas y de América Latina.

Nuestra América India, acostumbraba a lidiar con el flagelo de las hambrunas, producto de gobiernos indolentes y de sistemas políticos arcaicos, alejados de la realidad de su entorno, hizo un alto simbólico, para continuar con su penosa trayectoria, mientras los encumbrados de la FAO se dedican a ilustrarnos con las escalofriantes cifras de los que mueren por inanición. Ya lo había anticipado el ex relator de la ONU para el derecho a la alimentación, el suizo Jean Ziegler, criticó las conclusiones de la cumbre de la FAO en Roma, que según él “corre el riesgo de empeorar el hambre en el mundo, en lugar de combatirla”. “Es la victoria de las grandes empresas, que controlan cerca del 80% del comercio agrícola en el mundo”, aseguró Ziegler en una entrevista con la radio alemana Bayrischer Rundfunk.

Y tiene razón Ziegler, los precios mundiales de los alimentos, según los registros de la ONU, subieron un 35% en enero del 2008, acelerando un aumento que comenzó en el 2002. Desde entonces, los precios han crecido un 65%. Sólo en el 2007, según el índice de la ONU, los precios de los lácteos se incrementaron casi un 80% y los del cereal un 42%. De acuerdo a los informes de la FAO, América Latina retrocedió lo que había avanzado en 15 años en su lucha contra el hambre, afectada principalmente por el alza de los precios de los alimentos, que podría empeorar por la actual crisis financiera. En 1990, los sub nutridos de la región llegaban a los 53 millones sobre un total mundial de 842 millones. Esa cantidad cayó a 45 millones entre 2003 y 2005 en América Latina, pero subió a 848 millones en el mundo. En 2007 el número de personas con hambre se incrementó en seis millones, totalizando en la región 51 millones y 923 en todo el mundo.

En Panamá se estima que un tercio de la población está en extrema pobreza, principalmente en las áreas indígenas. Todos los gobiernos se comprometen a luchar contra este vergonzoso drama de los panameños, pero al parecer los proyectos y programas no se cumplen o no se les da un seguimiento sostenido, alejado de la politiquería criolla, barata e insulsa, porque el drama continua. Según la CEPAL, entre 2001 y 2007 los grupos en situación de pobreza extrema descendieron del 19.2% al 11.7% de la población del país. Paradójicamente el mundo está preocupado por salvar a los banksters (banqueros gansters) de Wall Street dedicándoles billonarias sumas, de las cuales con un tercio pudiese resolverse el problema del hambre en el mundo.