Temas Especiales

03 de Mar de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Las declaraciones de J. C. Navarro

Todo lo dicho esta semana por Juan Carlos Navarro para mi fue inédito.. Ni en dictadura, ni ahora en democracia recuerdo haber escuchad...

Todo lo dicho esta semana por Juan Carlos Navarro para mi fue inédito.

Ni en dictadura, ni ahora en democracia recuerdo haber escuchado a un miembro del CEN del Partido Revolucionario Democrático (PRD) cuestionando a un presidente de la República de su mismo partido y menos aún atribuyéndole responsabilidad por una eventual derrota electoral a quien a su vez es el secretario general y principal líder de la organización, Martín Torrijos.

En mi análisis el asunto comenzó a tener sentido por los rumores que he estado escuchando en los corrillos políticos.

Se dice que Martín Torrijos podría estar impulsando un paquete de reformas a la Constitución y que dentro del mismo estaría incluida rebajar de 10 a 5 años el período que un presidente tiene que esperar para volver a aspirar a ocupar el cargo. Es más, se comenta que para tal propósito podría estar agenciándose el apoyo de por lo menos un líder de la oposición.

Si eso fuera cierto, pensé, las declaraciones de Navarro tenían mucho sentido político en lo que a su agenda personal se refiere. Es evidente que si Balbina Herrera no gana el 3 de mayo Torrijos seguiría siendo el factor de poder más importante dentro del PRD y si hace el cambio constitucional estaría de primero en la fila para el 2014.

Por el contrario, si Herrera gana el liderazgo de Torrijos quedaría muy relegado ante el hecho cierto de que Balbina sería presidenta de la República y del PRD al mismo tiempo y en ese escenario Navarro sería el primero en la fila para el 2014.

De allí deriva mi cálculo, en todo lo dicho por Navarro, ¿a quién le conviene que Balbina Herrera pierda o gane? Parece que el todavía alcalde de Panamá pudo haber visto amenazada su agenda política luego de su triunfo en el Congreso del PRD y del escaso margen de votos por el cual Balbina Herrera le ganó a él en las primarias de ese partido y eso me hacía sentido en el análisis, pero el asunto, para mi, tomó otro giro cuando escuché que Navarro le daba plazo a la candidata presidencial hasta el 1 de diciembre para que definiera si lo quería de vicepresidente o no en la nómina y eso me generó una sospecha.

En un sistema exageradamente presidencialista, como el que aquí tenemos, no recuerdo haber escuchado a nadie que vote por vicepresidente alguno. Por lo que creo que Navarro no le aportaría un voto nuevo fuera del PRD a Herrera. Lo que sí es posible es que esa movida le generaría a la candidata del PRD unificar al partido detrás de su candidata, porque hasta el momento no es eso lo que se percibe o que por lo menos le ha tomado más tiempo de lo esperado y tal vez ese sería el catalizador que ella necesita.

Si lo aquí descrito es cierto, yo tendría que concluir que el debate ha sido por la ejecución de las futuras agendas políticas dentro del PRD y eso no tendría mayor trascendencia.

Por el contrario, si el rumor que se escucha es que todo lo dicho gira en torno al pago de deudas millonarias producto de las primarias del Partido Revolucionario Democrático y al congelamiento de partidas y nombramientos para campaña, entonces estaríamos en presencia, una vez más, de una dirigencia política manipuladora, corrompida, mentirosa y por supuesto que en idéntica decadencia a las del cono sur, motivo por el cual surgen, legítimamente, los “outsider” de la política.

-El autor es analista político.ecabrera@wpanama.com