Temas Especiales

27 de Oct de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Moral ciudadana y violencia justificada

¿Quiere mi gobierno verdaderamente afrontar el problema criminal?, ¿por dónde comenzar?

¿Quiere mi gobierno verdaderamente afrontar el problema criminal?, ¿por dónde comenzar?

Es preciso dedicar tiempo a estas y otras preguntas, pues las experiencias concluyen siempre en hechos y actitudes más ignorantes que constructivas al respecto.

Si se trata de mano dura o mano suave, es irrelevante y la pérdida que en tiempo se le dedica a estos conceptos sin médula ni razón solamente propicia más ignorancia, mientras el problema como plaga se acrecienta ante los ojos incapaces de un gobierno que solo necesita más excusas para el derroche arbitrario, y el país disfruta observando el circo montado por los medios de comunicación en sencillez tan absurda que solo se interpreta como burla a las víctimas de la creciente criminalidad.

El futuro por su lado evidencia la ruta ya trazada y un empeoramiento acelerado, toda vez que el tema, como todo, es abordado dentro de los esquemas que han propiciado el absoluto deterioro social.

Tal degeneración criminal obedece a un sinnúmero de causas incluso recientes, pero coincide con la degeneración de cada una de las otras instituciones. ¿Será que la justicia es mejor; mejoró la Procuraduría y su capacidad científica, moral o preocupación. Mejoró el Seguro Social, Minsa, Educación?

Si no veis relación, es precisamente porque, aunque “todo cambia de nombre”, sus Leyes, directores y gestión, dentro del esquema social, la forma de concebir, aprender y hacer, nunca prosperó y al contrario, de degeneró.

Ahora son millones los que se tienen para combatir pandillas y delincuencia, no así para la pobreza y educación.

¿Piensan, pensadores de turno que, aunque nada se haya logrado al término que nos ocupa, con solo el poder y la mentalidad policiva actual lo van a lograr?

No es solo una crítica, es un ”¡por favor, escuchen!”.

¿Es posible que se quieran hacer pequeñas cosas buenas mientras nos ocupan la mente y el corazón millonarias cosas malas como la política y el poder inconsulto?

Estos son algunos de los anteriores esquemas, que hoy nadie niega, la lucha por el poder cada día más cínica y el egoísmo de triunfar, y un sinfín de tantas más.

Las catástrofes mundiales han sido naturalmente solucionadas con la participación de cada ser humano interesado y no desde un centro de poder que jamás algo logró.

La Policía Nacional no logrará absolutamente nada con los esquemas que la gobiernan en estas democracias de derecha determinantes de injusticias.

Mientras la Policía Nacional siga sintiéndose un mundo a parte de la sociedad y no se identifique con la comunidad, eso sencillamente será.

Lo mismo ocurre con la educación, justicia y administración, enorme centralismo alimentado de mediocridad.

-El autor es abogado.jcpastor1622@hotmail.com