05 de Dic de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Medicamentos, ¿quién gana y quién pierde?

En esta administración de la CSS se estableció un nuevo método de compras de medicamentos, insumos y equipos — materiales quirúrgicos, c...

En esta administración de la CSS se estableció un nuevo método de compras de medicamentos, insumos y equipos — materiales quirúrgicos, con los objetivos de mejorar la competencia entre los proveedores, lograr mejores ofertas en los precios, mejor tiempo de entregas en bodegas por los proveedores, más transparencia en los actos públicos y unificación de precios en las compras por todas las unidades de salud de la institución.

Debemos reconocer que la intención fue sana, sin embargo, la práctica demuestra en estos años que la CSS, y los pacientes, están siendo afectados por la ausencia de resultados positivos, según los objetivos estimados, como lo demuestran los hechos registrados en el último acto de fijación de precios de la licitación pública 01-2009, para la adquisición de medicamentos.

El desabastecimiento de medicamentos será imposible de superar con la ausencia de un 24% de propuestas, que quedaron desiertas y un 38% de propuestas con un solo proponente, que pueden ser declaradas onerosas. Y con ello desiertas. Dejando solo un 38% de renglones donde hubo competencia, donde debe haber un ganador, de haber recibido una oferta igual o menor al precio de referencia.

La CSS, asegura que mantiene reservas para 90 días calendarios del 2009, en medicamentos, mientras se hace todo el proceso de contrataciones de los nuevos proveedores para este año, pero todo indica que necesitaremos nuevos actos públicos para más del 50% de los renglones, para tratar de revertir los resultados de la primera convocatoria, que todo indica que son desfavorables para los pacientes y la CSS.

Los pacientes, los más afectados con estos resultados, confiamos en los ajustes administrativos que deben realizar la CSS y el gobierno central, responsables de la Salud Pública, en medio de una crisis financiera y económica mundial, donde las farmacéuticas y distribuidores internacionales, según notas de prensas, han sido afectadas en su producción y distribución de medicamentos, teniendo como agravante que no tenemos ningún laboratorio nacional que produzca medicamentos y una Ley de Medicamentos que dificulta e impide la posibilidad de que las instituciones de Salud Pública puedan adquirir por cuenta propia, en tiempos reales, los medicamentos, sin que haya una crisis sanitaria.

Otra tarea para las nuevas autoridades de Salud Pública, establecer una metodología moderna y justa, primero para el país, luego sus habitantes, pacientes y seguridad para que ganen los comerciantes, pero nunca a la inversa. Hoy, tenemos precios de referencia que permiten a los comerciantes ganar y ganar, nunca ser justos en una competencia, donde realmente ellos propongan precios, en el peor de los casos similares a la referencia establecida por la CSS, fijados de sus propios precios anteriores, más el % de inflación, que al final son igual de onerosos, para la CSS, pacientes y ciudadanos en general.

-El autor es ingeniero.david_280559@hotmail.com