12 de Ago de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Columnistas

El manicomio de Martín

A la candidata Herrera la persigue, según politólogos y entendidos de su propio bando, el estigma del candidato oficialista. Pese a ello...

A la candidata Herrera la persigue, según politólogos y entendidos de su propio bando, el estigma del candidato oficialista. Pese a ello, les parece que es hora de cambiar de estrategia y de estratega. Parece que es momento de identificarse más con Martín y destacar “los logros del gobierno”. Quizás sea hora de que Mark “Campaña Sucia” Klugmann empaque sus muleles y la negatividad contra Ricardo Martinelli.

Hace mucho sabemos que llamarlo “loco” no le ha hecho mella, ahora bajo el despliegue de una intensa guerra mediática, ha traído el efecto contrario. La exitosa campaña “Los Locos Somos Más”, es prueba de ello, y así lo confirmarán los “3 millones de locos” el 3 de mayo. Al pegajoso ritmo de DJ Black saltaban de contento. Locos por el cambio, reían felices y dramatizaban con mímica dándole vuelta a la sien con el dedo índice de la mano, mientras era fácil distinguir, que a la candidata oficialista la seguían 4 gatos.

Ese fue el verdadero golpe. Un golpe muy duro y letal para el orgulloso ego perredé. Necesitaban con urgencia algo, aunque fuese una carnavalesca y mediatizada lata. Así, a solo dos meses para las elecciones, se anuncian cambios de estrategia en la campaña oficialista. Pretenden ahora que los porcentajes remonten a favor del PRD, plegándose a Torrijos. No veo cómo el resultado pueda ser diferente del trabajo “ con varios cambios de slogan — para la paralela campaña de Martín, “Tú, Mejor”.

No obstante, los panameños estamos locos por la realidad del país. No hemos podido olvidar que “más educación, más seguridad y 0 corrupción”, siguen siendo promesas incumplidas. Recordamos las tragedias producto de la negligencia de un gobierno bipolar. Horrendas imágenes de nuestros muertos: regueros de cadáveres día por día, centenares de familias sufren por el dietilenglicol, un bus con piras humanas y restos de tripulantes humeantes de un viejo helicóptero. Seres humanos, gente igual que nosotros. Todo eso nos tiene “locos por el cambio”. Lo insano es ¡seguir con este manicomio!

-El autor es escritor y analista político.recursossinlimites@gmail.com