Temas Especiales

03 de Dec de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Con amor y respeto

El pasado 8 fue el Día Internacional de la Mujer , día especial en un mes dedicado a reconocer no solo el valor de la mujer, sino tambié...

El pasado 8 fue el Día Internacional de la Mujer , día especial en un mes dedicado a reconocer no solo el valor de la mujer, sino también propiciar la eliminación de todo vestigio de discriminación y exclusión que pueda todavía existir en ninguna instancia de la sociedad moderna.

Para muchos panameños la lucha de la mujer por su igualdad le suena excesiva, quizás porque en nuestra sociedad la mujer es respetada y amada, y ha llegado a participar en todos los renglones del desarrollo y la política. En otros países no han tenido la aceptación y avance que en el nuestro es evidente.

Recuerdo los anuncios de la marca de cigarrillos Virgina Slims, de USA, fabricados para las mujeres en su momento, el slogan de “You have come a long way, baby” (“Has llegado lejos, nena”) resumía el avance en la sociedad norteamericana de la mujer.

En Panamá la mujer, de ama de casa y relegada a no trabajar ni estudiar a principios de siglo veinte, hoy está totalmente integrada a la sociedad. Ya desde 1941 en la constitución que lideró Arnulfo Arias Madrid se le dio el voto a la mujer. Y las mujeres empezaron a participar más activamente en política.

Durante el proceso revolucionario, vimos a una mujer presidir la Corte Suprema de Justicia; a Yolanda Pulice de Rodríguez presidir al Tribunal Electoral; y hemos visto desde entonces a mujeres distinguirse en puestos de elección y selección, dos mujeres, Mayín Correa, en la Alcaldía del distrito de Panamá, y Balbina Herrera, en la Alcaldía del distrito de San Miguelito, lideran la cantidad de mujeres alcaldesas, que incluye a Jilma Noriega de Jurado, también en el distrito capital, y otras en el interior.

Mujeres profesionales han llegado a la Corte Suprema de Justicia como magistradas, a la Dirección de Responsabilidad Patrimonial (DRP) de la Contraloría General de la República, a la Procuraduría de la Administración y a la Procuraduría General de la República, Balbina Herrera fue igualmente la primera mujer presidenta de la Asamblea Nacional de Diputados. Y, con mucho orgullo para el género, Mireya Moscoso logró terminando el siglo, ocupar la Presidencia de la República de 1999 al 2004, demostrando sin dejar dudas que están perfectamente capacitadas para dirigir nuestra Nación. Sus obras y logros se suman a toda la estela de logros de cientos de mujeres en cargos públicos.

Mujeres, inclusive, han presidido partidos políticos, desde la propia Mireya Moscoso en el arnulfismo, a Balbina Herrera en el Partido Revolucionario Democrático (PRD), Gisela Chung en el Molirena, los tres partidos políticos más grandes del siglo 21.

La mujer panameña del siglo 21 no tiene límites en su proyección. Hoy pueden soñar con todas las profesiones y el límite lo pone su capacidad, perseverancia y esfuerzo. Extraordinarias mujeres en la medicina, ingeniería, arquitectura, en derecho, en el magisterio, en contabilidad, psicología y todas las profesiones, la mujer panameña destaca por su capacidad y dedicación.

Recuerdo cuando antes todos queríamos tener un varoncito de hijo para que fuera ingeniero o médico, hoy la misma alegría nos la da una niña, con la ventaja, diría yo, de que son mucho más cariñosas y amorosas con sus padres.

A Dios gracias que tuve una pareja por hijos, solo así pude comprender la igualdad de ambos, con amor y respeto los he visto crecer y llegar a ser lo que su esfuerzo y perseverancia les ha permitido.

-El autor es ingeniero y analista político.mrognoni@sinfo.net