19 de Ago de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Dos contradicciones de Ricardo Martinelli

Desde la campaña electoral de las elecciones del 2004 Ricardo Martinelli aspira a la Presidencia de la República, se otorgó a sí mismo e...

Desde la campaña electoral de las elecciones del 2004 Ricardo Martinelli aspira a la Presidencia de la República, se otorgó a sí mismo el título de mesías y generador de un cambio en detrimento del continuismo del gobierno de Mireya Moscoso, del cual fue miembro como ministro para Asuntos del Canal.

En el gobierno de Moscoso hubo un enorme atraso en el desarrollo de la administración pública, porque se dejó sin efecto la Carrera Administrativa, las arcas del gobierno se entregaron prácticamente vacías a la nueva administración y se dieron los casos de corrupción más grandes conocidos en la era democrática.

Hoy, Martinelli plantea un esquema político para la conducción del Estado, que a simple vista plantea dos contradicciones fundamentales. 1. ¿Se podrá generar un cambio a partir de un plan de gobierno incongruente, sin cifras, estrategias y lleno de especulaciones? Desde luego que no. Para lo cual respondo lo siguiente, cuando hablamos de logros y propuestas hablamos de cifras, estadísticas y resultados, en el gobierno de Torrijos el desempleo se redujo a un 6.4%, lo que nos indica que de 170,000 desempleados en la época de Moscoso, actualmente la cifra bajó a 90,000, lo cual se repunta como un logro histórico en nuestra historia económica.

Por otro lado, con la Red de Oportunidades se han beneficiado más de 355,000 panameños de escasos recursos, lo que nos indica que se han incorporado 59,000 familias al proyecto; se implementó la campaña de erradicación del analfabetismo, con más de 8,000 voluntarios y 300,000 panameños ya no son analfabetas. 2. Es contradictorio que la Alianza por el Cambio plantee luchar contra la pobreza, eliminando la “Red de Oportunidades y el FIS”, sin plantear ningún organismo sustituto para los mismos, plantean solucionar los problemas educativos otorgando becas, pero cercenando la pequeña y mediana industria, ignorando que el gobierno actual es el que más becas ha otorgado, con 170,000 becas; esto sin contar las capacitaciones del INADEH, que ascienden a los 450,000 participantes; a contrario sentir de la Alianza por el Cambio, se han dado de manera gratuita unos 50,000 títulos posesorios.

Esto es un pequeño matiz de lo que se ha logrado en el gobierno actual y que se debe renovar para bien, por ello el panameño pensante, que analiza, distingue claramente el discurso demagógico del discurso sustentado y profundo, de la intolerancia y la poca preparación que proyectan los representantes de la Alianza por el Cambio de su escaso conocimiento técnico e intelectual, la poca tolerancia al diálogo y, sobre todo, la poca coherencia entre sus propuestas y su discurso. La alianza afirma que ha los intereses del pueblo primero, pero ellos pusieron los intereses del imperio primero, hablan de empleo justo y los dos se negaron a la equiparación del salario mínimo a B/325.00, lo justo es preguntarnos sin son más de tres millones de locos o tres locos simulando ser tres millones de panameños pobres.

-El autor es filósofo.elamphrey@gmail.com