Temas Especiales

27 de Nov de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

El insaciable hambre de saber

La filosofía nace, según Platón y Aristóteles, de la maravilla, de la sorpresa, del interés ante estrellas y mareas, accidentes y tesoro...

La filosofía nace, según Platón y Aristóteles, de la maravilla, de la sorpresa, del interés ante estrellas y mareas, accidentes y tesoros encontrados, vuelos de gaviotas y cantos de jilgueros. En el corazón de cada ser humano se esconde un profundo deseo de saber. Queremos conocer lo que ha ocurrido antes de nosotros, en una historia que no siempre desvela sus secretos. Queremos conocer lo que pasa en nuestro tiempo inquieto, con sus crisis y sus cosechas, con sus gripes y sus descubrimientos, sus computadoras y chabolas. Queremos conocer lo que será el futuro, ese mañana que a veces nos consuela con sus promesas (algunas falsas) o nos entristece con sus perspectivas funestas (algunas, gracias a Dios, también falsas).

¿Por qué ese deseo de saber? ¿Cómo orientarlo? ¿A dónde nos lleva? En el fondo, quisiéramos descubrir los parámetros justos para pensar bien y actuar mejor, para no ser engañados al comprar fruta de apariencia sana y mejorar el rendimiento de ese deseado y frágil “tiempo libre” del sábado por la tarde. El hambre de saber nos acompaña desde la mañana, cuando escuchamos la radio, leemos la prensa o abrimos Internet, hasta la noche, cuando queremos una síntesis de las noticias del día o cuando leemos un libro sobre los últimos descubrimientos astronómicos.

Entre tantos interrogantes, con el apetito casi insaciable, queremos saber, especialmente, si el universo tiene un significado o avanza simplemente como algo caótico y absurdo; si vale la pena ser buenos o si no existe ninguna justicia tras la muerte; si la vida de un pobre merece ser vivida o los enfermos se hunden entre dolores sin sentido. Miles de preguntas nos llegan. Algunas nos sirven para lo inmediato, para salir de casa y no coger un resfriado. Otras nos lanzan hacia horizontes que quizá van más allá de lo terreno, hacia el mundo de lo eterno, hacia la posibilidad de un Dios que se interese por lo humano, que dé su premio a los honestos y permita que el amor dure, para siempre, en el cielo..

-El autor es sacerdote y filósofo. Roma, Italia.fpa@arcol.org