Temas Especiales

26 de Nov de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

¿Por qué Bosco?

No hay duda, necesitamos Alcaldías que sean un verdadero cambio de lo que hemos tenido. Y esto, sobre todo, significa acabar — entre otr...

No hay duda, necesitamos Alcaldías que sean un verdadero cambio de lo que hemos tenido. Y esto, sobre todo, significa acabar — entre otras cosas — con el manejo cuestionable de los fondos municipales que son patrimonio de todos.

Bosco Vallarino ha: 1) Siempre tenido a Dios por delante, de primero y eso es lo más importante para el creyente. 2) Puesto a la honestidad como emblema y lema de su futuro gobierno alcadicio. 3) Sido postulado para alcalde por uno de los políticos más coherente, responsable y serio del país: Juan Carlos Varela. 4) Recibido el apoyo de los tres más grandes partidos de oposición, con Ricardo Martinelli a la cabeza. 5) Demostrado que se puede tener éxito en la vida sin servirse únicamente de las instituciones estatales públicas ni universitarias.

Veamos que significa todo esto. Quien tiene a Dios por encima de todas las demás cosas no se acuerda sólo de ÉL cuando le hace falta. O Cuando está entre creyentes. O cuando está frente a su Templo. Siempre ha sido para bien confiar en su Palabra, en su Verdad y en su gran Misericordia, que confiar en las veleidades de este mundo. Quien tiene oídos para esto, lo comprende. Quien no, al menos no haga el papel de necio y petulante. Hay libertad para creer como para no creer. Pero el que no crea, no se haga el sabio e insolente.

La honestidad no se parece a quien a Dios esconde. Es lo más valioso y es lo más denigrado. Tergiversar los hechos, ya no es una mentira. Ocultar los bienes mal habidos, es un gran logro. Gobernar para el provecho propio, es una virtud. Lo importante es tener y no ser. Se es grande entre más se tiene, no importa cómo y cuándo se tiene. Y por eso Dios sobra y hay que ocultarlo.

Varela me recuerda al buen Pastor, ese que lucha y ha luchado por sus ovejas. No las de otro redil. Sino aquellas que Dios le ha confiado. Esas que escuchan su Voz. Que no le niegan. Que son lo que son por lo que son, y no por lo que tienen. Y este es el hombre que propuso en principio a Bosco para alcalde. Los tres más grandes partidos de oposición no serán lo mejor que hable y diga sobre el país, sobre su gente buena y sencilla, pero no son lo peor. Y han tenido la correcta idea de unirse tras una persona, Ricardo Martinelli, que da lo que es suyo para ayudar a los demás. Es muy fácil ofrecer lo que no nos pertenece, lo que es del Estado, y venir con el cuento de que lo estamos dando todo. Solamente los carilimpios viven de esta caridad que ni es bondadosa ni es caridad. Vivir de las cuentas del Gobierno no es malo si hemos dejado todo lo mejor de nosotros para ofrecer un servicio público agradable, eficiente, honesto y efectivo. Lo contrario no solo es deprimente, sino bochornoso. Tener éxito en la vida donde es más fácil ser menos agradables, eficientes, honestos y efectivos en el cumplimiento del deber, no es tener éxito alguno.

Aún, pese a todo, podemos terminar por ser lo que debiéramos ser: gente buena y sencilla que quiere tener un verdadero cambio.

-El autor es especialista en turismo.vargasvidal@yahoo.com