Temas Especiales

18 de Ene de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Columnistas

En los estertores de ‘la patria nueva’

Cuando Torrijos ganó las elecciones, el PRD estaba convencido de que esa victoria era el prólogo de, como mínimo, 20 años en el poder. H...

Cuando Torrijos ganó las elecciones, el PRD estaba convencido de que esa victoria era el prólogo de, como mínimo, 20 años en el poder. Hoy, a 40 días de las elecciones, ya son conscientes de que el proyecto se derrumbó como un castillo de naipes.

Hace un año, como creían que seguirían el poder, no tenían urgencia en “apurar obras y contratos”, pero ahora, que ya saben que serán expulsados, se han lanzado “a por todas”.

Al gobierno de la llamada “patria nueva” le quedan, contando desde la fecha en que escribo este artículo (16/3/09), 106 días, y por lo que a diario vemos, su intención es exprimirlos, hasta la última gota, en una carrera desenfrenada, que estaría muy bien descrita con el imperecedero grito de Víctor Julio: ¡Sálvese quien pueda!

El transporte público, elevado a la categoría de caos nacional por la incompetencia del gobierno de turno, que durante todo su mandato se hizo de la vista gorda, ahora según, ha manifestado el próximo ex presidente, es un problema que no le deja dormir y, de tan preocupado que está, ha decidido comprar, “con urgencia notoria”, 420 buses, no importa que el precio ofertado por el aparente ganador de la licitación, sobrepase, por un 60%, el “precio oficial”. Cada bus costará unos 185,000 dólares y el total de la compra, 80 millones. A los que deben agregarse las indemnizaciones a los transportistas, a razón de 25,000, por cada chatarra retirada de circulación.

En resumen, Torrijos contento y “sus amigos transportistas”, igualmente contentos. Y que el próximo gobierno se las apañe con el paquete envuelto, con cintas puestas.

Pero si la trapisonda de los buses, es de miedo, lo de la addenda número 5, que le dará a la carretera Madden—Colón el señalado honor de ser, por kilómetro, la más cara en la historia de la construcción vial, es de pavor. Con la excusa de “accidentes geológicos imprevistos”, con “urgencia notoria”, a la empresa Odebrecht se le pagarán 51 millones adicionales. Y, entonces, la Autopista Panamá—Colón, originalmente adjudicada a PYCSA, por unos 155 millones, ahora costará 275, y esa cifra, ha advertido el MOP, podría aumentar si se producen “otros accidentes geológicos”.

Y como “cuando hay prisa hay prisa”, de pronto apareció una addenda; de pronto el contralor objetó, dos veces; de pronto la Asamblea encontró la plata y autorizó los fondos, también “con urgencia notoria”; de pronto el contralor se iluminó, todo lo vio transparentísimo y aprobó, con la celeridad del rayo otro paliativo para aliviar la pena en los estertores de “la patria nueva”.

Las agonías pre—morten siempre causan hondas tristezas, pero unos buenos rezos, aromatizados con buenos inciensos “ayudan para mejor soportarlas”. Bueno, así decía el filósofo del barrio de mi infancia.

-El autor es político independiente.juanmanuel.castulovich@gmail.com

***