Temas Especiales

24 de Jan de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Necesitamos reformas urgentes

Este domingo 3 de mayo serán las elecciones generales panameñas, que definirán el poder político para los próximos cinco años. Elegiremo...

Este domingo 3 de mayo serán las elecciones generales panameñas, que definirán el poder político para los próximos cinco años. Elegiremos un nuevo presidente, una nueva Asamblea Nacional y todas las estructuras del poder local que estarán vigentes hasta el próximo 1 de julio del 2014.

Después de una larga y costosa campaña política, de casi 18 meses, el país se siente agotado de tanto enfrentamiento, saturado por el bombardeo publicitario y preocupado por el tono de insulto que ha prevalecido en estos enfrentamientos electorales. A partir de este viernes, entramos en un período de reflexión por 48 horas que permitirá al ciudadano la oportunidad de hacer un balance y tomar las decisiones correspondientes.

No hay la menor duda de que Panamá necesita reformas urgentes y estructurales en la legislación electoral, de manera que se garantice la transparencia y la participación efectiva de todo el pueblo en este proceso. Muchas cosas han cambiado en estas elecciones con respecto a las del 2004, pero las verdaderas reformas que perfeccionen el sistema están por realizarse.

Es necesario que la dirección política del país entre a debatir, de la mano con el pueblo, temas tan importantes como la transparencia en el financiamiento privado de las campañas políticas. Es fundamental que el pueblo conozca el origen y monto de todas las donaciones que entran a todas las campañas y en todos los niveles. El caso Murcia es un ejemplo claro del peligro que significa el secretismo actual, no actuar con firmeza y profundidad en este tema sería como atentar contra el propio sistema democrático. Por lo tanto, el país espera que en el nuevo código electoral se establezca con claridad este principio de transparencia y que los candidatos a los puestos de elección hagan público el origen y monto de sus financiamientos.

También hay que regular todo el sistema de primarias que se ha convertido en un ejercicio costoso, largo y que impide la participación del ciudadano que no tiene los recursos financieros. En esta campaña tuvimos primarias que costaron millones de dólares y con un período excesivamente largo. Por lo tanto, es importante que se regule el tiempo en que se puede hacer propaganda por los medios de comunicación social.

El tono de la propaganda debe ser objeto de revisión, sin que ello implique un ataque a la libertad de expresión y un mecanismo para impedir que se conozca el pasado de un candidato y de toda su trayectoria política. Es vital para la democracia que el elector conozca su candidato en toda su magnitud, pero ello se puede hacer respetando normas éticas y con hidalguía política.

No obstante, el punto fundamental de las nuevas reformas electorales debe ser el límite máximo que se le establecerá al costo de las campañas, así como al aporte que se puede hacer a través de una compañía. Mientras no exista un tope al gasto, los candidatos intentarán buscar financiamiento sin tener en mente el origen de los fondos.

Para realizar todas estas reformas es importante recordarles a todos los dirigentes políticos el compromiso que adquirieron en esta campaña sobre estos temas. La experiencia indica que una vez que pasan las elecciones, los partidos mayoritarios se olvidan de estas reformas e insisten en mantener un sistema que ya colapsó. Por lo tanto, se requiere que todos participemos en este proceso para lograr perfeccionar nuestra democracia.

-El autor es ingeniero y analista político.blandonc@cwpanama.net