Temas Especiales

17 de Jan de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Obama y las torturas

Debo confesar que cuando escuché, en un noticiario norteamericano, las conmovedoras palabras de Barack Obama contra la tortura dirigidas...

Debo confesar que cuando escuché, en un noticiario norteamericano, las conmovedoras palabras de Barack Obama contra la tortura dirigidas a los preocupados oficiales de la CIA acusados de realizar supuestas torturas a terroristas prisioneros, sentí un súbito arranque de simpatía hacia el presidente norteamericano, y casi llego a expresarla; pero me abstuve, porque, en ese tema, dudo de su probidad.

Era aquella una reunión con recelosos dirigentes de la Agencia, a quienes despejó de temores persecutorios, y más bien les explicó su firme oposición la tortura, práctica perversa que no puede permitirse, —óigase bien— ni siquiera contra los terroristas. ¿Cómo no aplaudir aquella presidencial muestra de afecto por la vida? Según las palabras del presidente Obama, no se permitirá nunca más la tortura a terroristas prisioneros; no la permitirán ni el gobierno, ni su presidente. ¡No más torturas en los Estados Unidos! (¿A nadie? ¿A ninguna persona?).

Entonces pensé en los millones de mujeres quienes, en los próximos años, padecerán las horribles torturas del aborto, y pensé en los millares de niños por nacer que morirán tras sufrirlas. Todo ello, debido al irrestricto apoyo político y económico ofrecido por Obama a gobiernos y a organizaciones favorecedores del aborto, en todas partes del mundo. Después de escuchar sus casi plañideros reclamos por las supuestas torturas a los prisioneros terroristas, lo menos que puede esperarse es un igual rechazo al aborto: verdadera tortura a la mujer y al no nacido; torturas reales, no supuestas. Aquella loable actitud de Obama contra las torturas a terroristas, contrasta con su integral apoyo al aborto, que es un acto de tortura a la mujer, y una tortura mortal al no nacido. Muestra así, Obama, tener una doble moral y una supina ignorancia, que ofenden. El presidente Obama no parece entender que si la tortura a prisioneros es inadmisible y repudiable; más lo son las torturas del aborto a las mujeres y a los no nacidos.

-El autor es comunicador social.miguelespinopo@hotmail.com