Temas Especiales

04 de Jul de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Mi experiencia como diputado

El espacio de hoy tengo que dedicarlo a agradecer a todas aquellas personas que en el 2004 depositaron su voto a favor de la propuesta q...

El espacio de hoy tengo que dedicarlo a agradecer a todas aquellas personas que en el 2004 depositaron su voto a favor de la propuesta que les presenté y que me permitió llevar la vocería del Circuito 4-6 a la Asamblea Nacional durante estos últimos cinco años.

Cuando recuerdo el ostracismo en que se encontraba nuestra gente del área cinco años atrás, solamente puedo experimentar satisfacción al ver cómo propios y foráneos transitan por buenas carreteras, lo que facilita la comunicación y la agiliza; reciben atención en un moderno hospital, con un equipo acorde; las escuelas cuentan con la tecnología básica para enfrentar los retos; más estudiantes pueden continuar sus estudios, gracias a las becas recibidas, lo que nos augura que en 15 años tendremos una generación bien capacitada.

También me enorgullece haber sido el vínculo efectivo para que más familias vulnerables pudieran recibir beneficios económicos, educativos y de salud para mejorar su calidad de vida.

Luego de los comicios electorales, me apresto a seguir cumpliendo con el mandato que me entregó la mayoría del Circuito 4-6 en el 2004 y que amplié en el recinto parlamentario, en donde he dejado mis huellas personales, algunas de las cuales se han hecho visibles, como lo han sido el escogimiento como primer vicepresidente de la Asamblea Nacional para el primer periodo de sesiones, posteriormente como presidente de importantes Comisiones de Trabajo, entre las cuales puedo destacar la de Gobierno, Justicia y Asuntos Constitucionales, en el seno de la cual debatimos importantísimos proyectos, como los Códigos Electoral, Penal, Procesal Penal (en sus inicios), solamente por mencionar algunos.

En este mismo sentido de las huellas personales, la distinción que me dieron mis compañeros y compañeras del Órgano Legislativo, para presidir el quinto periodo de sesiones de este quinquenio, será un hecho imborrable en mi vida como político y en la personal, porque en cada posición que ocupé en la Asamblea Nacional, quien estaba presente con todo orgullo fue el Oriente Chiricano, región por mucho tiempo olvidada y desatendida.

Como profesional formado en Derecho y en los principios democráticos, con mucho respeto acato la decisión de la mayoría del Circuito 4-6, a la vez que agradezco a todos aquellos que depositaron sus votos a favor de mi candidatura, a mi familia y amigos, así como a los activistas, a mi equipo de trabajo, al resto de los candidatos y candidatas a posiciones para alcaldías y representaciones de corregimientos, y a quienes desde la distancia me mostraron sus simpatías y deseos de que volviera a la Asamblea Nacional para el período 2009-2014.

Seguiré siendo el amigo, el copartidario, la persona a quien pueden acudir por un consejo o para una orientación, porque soy parte del Oriente Chiricano, en donde siempre me encontrarán, sea en época de actividad política o no. Aquí nací, me crié, estudié y he compartido con toda la gente, además cuento con innumerables vivencias que siempre llevo por dentro, por lo tanto, forman parte de mi ser.

La experiencia ha sido importante y me ha permitido conocer con mayor profundidad la naturaleza del ser humano, sea de la ciudad o del campo, con compromisos o sin ellos, con intereses abiertos u ocultos, y esas son enseñanzas que me ayudarán en las etapas siguientes.

Les recuerdo que seguimos trabajando.

-El autor es presidente de la Asamblea Nacional.rrodriguez@asamblea.gob.pa