Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Lecciones del circo electoral

Abrumados por la maquinaria publicitaria el pueblo ve finalizado el proceso electoral. Los resultados revelan el “voto castigo” de un pu...

Abrumados por la maquinaria publicitaria el pueblo ve finalizado el proceso electoral. Los resultados revelan el “voto castigo” de un pueblo hastiado de impunidad, corrupción, narcopolítica, clientelismo, desatención a las necesidades sociales, represión y asesinato a los que nos sometió el gobierno de Martín Torrijos y el PRD. Ciudadanos que participan en la farsa electoral arrastrados por la demagogia, las falsas promesas, pero sobre todo el marketing publicitario.

Ni real cambio, ni atención a las demandas sociales. La propuesta de Martinelli se enmarca en el neoliberalismo, que ha conducido a mayor empobrecimiento del pueblo trabajador y mayor concentración de la riqueza. En su equipo de gobierno ya se dibujan rostros vinculados al saqueo de la cosa pública, tal es el caso del señor Alberto Vallarino, quien en la transacción del Banco del Istmo con el HSBC arrebató más de $400 millones al Estado, acción que Martinelli dijo repudiar, pero que hoy parece olvidar. El espíritu de reconciliación parece fraguarse detrás del Palacio de las Garzas, donde de seguro una vez más se olvidará llevar a los corruptos de cuello blanco enquistados en la esfera gubernamental a la cárcel.

El alto costo de la campaña electoral, donde Martinelli invirtió $35 millones y Balbina $10 millones, nos deja como lección, que para los impulsadores de las candidaturas ello constituye una inversión sobre la cual pretenden obtener la mayor ganancia, tal como lo expresara Murcia. El subsidio electoral se constituye en modus vivendi de la partidocracia, quienes no arriesgan sus fortunas personales, pues prefieren que los fondos provengan de los impuestos que pagamos los asalariados, a quienes se nos niega la atención de las demandas sociales.

Otra lección es la manifiesta descomposición de la partidocracia y del sistema electoral. Hoy está en entredicho esta caricatura de democracia: sistema de elección, inscripción de los partidos políticos y de las candidaturas independientes; ingerencia de los partidos tradicionales en las decisiones del Tribunal Electoral; papel de los medios de comunicación y agencias publicitarias; clientelismo electoral, largo y extenuante período electoral; rol de las casas encuestadoras; en donde radica el poder de revocatoria de mandato; la impunidad y narcopolítica, en fin, todo el sistema excluyente y antidemocrático. Esta descomposición no será resuelta con comisiones que preside y manipula la partidocracia.

Importante destacar la población que no encuentra respuesta a sus necesidades en el proceso electoral: más de 600 mil votantes que no acuden a las urnas; más de 19 mil panameños que acuden a las urnas para expresar de manera consciente su rechazo al circo electoral emitiendo el voto en blanco, pese a la campaña lanzada contra el mismo por partidos, gobierno, Tribunal Electoral y medios de comunicación; manifiesto el estado de organización de pobladores y campesinos que deciden utilizar el circo electoral para exigir respuestas a sus demandas sociales, a través del voto nulo, el cual supera los 30 mil votos.

Es indispensable que abordemos la lucha por la democratización de la sociedad en lo económico, social y político —no sólo del proceso electoral— de manera que podamos disfrutar de una democracia verdadera. La lucha por una verdadera democracia pasa prioritariamente por la intensificación de los esfuerzos para la concienciación y organización de todos los sectores populares.

-El autor es secretario general del Suntracs.rologe54@yahoo.com