Temas Especiales

20 de Jan de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Consejos al nuevo presidente

Considero que una fue la relación de Ricardo Martinelli como candidato y otra lo será como presidente, con los medios de comunicación. D...

Considero que una fue la relación de Ricardo Martinelli como candidato y otra lo será como presidente, con los medios de comunicación. Durante la campaña necesitaba apoyo de ellos y ahora será mayor. Como aspirante a inquilino del palacio tenía a su favor la lucha contra lo malo del actual gobierno. Lo anterior es el banquete predilecto de mis colegas, quienes ahora buscarán, en otras figuras, ese papel.

En pocas palabras las armas que utilizó Martinelli tendrá que pasárselas, por fuerza, a quienes serán sus más duros críticos. Veremos a Martín Torrijos darle la banda presidencial a Martinelli y éste a Torrijos, el machete, el hacha, el cuchillo y la herramienta más preciada en democracia, la palabra.

Así funcionan los sistemas avanzados donde por lo general se da la alternancia del poder cada cuatro o cinco años.

El nuevo mandatario deberá recurrir a un vocero para que sea la voz cantante del gobierno. Le sugiero nombrar un coordinador de las oficinas de información y relaciones públicas, que estén bajo el paraguas del Órgano Ejecutivo. Ello implicaría la invitación a los organismos de información de la Asamblea, del Judicial y del Ministerio Público, por aquello de la independencia con estrecha colaboración.

Ricardo Martinelli deberá ofrecer una conferencia de prensa semanal; así saciará la sed de los comunicadores de entrevistarlo en cualquier esquina. Con una preparación adecuada y con el protocolo del caso, el nuevo jefe del Ejecutivo le podrá decir a Panamá y al mundo las cosas con claridad y precisión.

Ricardo Martinelli deberá analizar, con los directivos de medios, ventajas y desventajas de un periodismo sensacionalista. La violencia existe, la delincuencia es latente, pero, ¿es ese el panorama global de la Nación?

El manual del diario El País, de España, tiene como norma no publicar hechos de suicidios: “El periodista deberá ser especialmente prudente con las informaciones relativas a suicidios. En primer lugar, porque no siempre la apariencia coincide con la realidad, y también porque la psicología ha comprobado que estas noticias incitan a quitarse la vida a personas que ya eran propensas al suicidio y que sienten en ese momento un estímulo de imitación. Los suicidios deberán publicarse solamente cuando se trate de personas de relevancia o supongan un hecho social de interés general”.

Cada ministro deberá ocuparse de sus asuntos; hacer referencia a responsabilidades de otros mandará mensajes incoherentes. Los funcionarios deben saber que un micrófono o una cámara no tienen carácter obligante, por lo tanto, si no están seguros, recurran a “no tengo comentarios, estamos investigando o prefiero empaparme más del tema, para luego hablar con propiedad”. Muchos gobiernos han tenido figuras desbocadas que ponen en entredicho la imagen de gobierno.

Ricardo Martinelli deberá invitar al Consejo de Gabinete a su vocero y a su secretario de Prensa. Si estos dos funcionarios saben de qué se dialoga y las conclusiones de los temas, tendrán más facilitad de ejercer su trabajo. Si el gobierno del Cambio se maneja con claridad, transparencia, rectitud y con apego a la ley, las relaciones tirantes con los medios de comunicación serán mínimas.

*Ex sec. de Prensa de la Presidencia.rehernandez19@gmail.com