Temas Especiales

29 de Mar de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Lo que no se hizo...

Los gobiernos al terminar suelen dar su último informe con el resumen de lo que hicieron. Yo preferiría que al salir un mandatario, al i...

Los gobiernos al terminar suelen dar su último informe con el resumen de lo que hicieron. Yo preferiría que al salir un mandatario, al igual que su equipo de gobierno, dejasen un inventario de lo que no hicieron, incluyendo las razones por las que no pudieron o quisieron hacerlo. Qué bonito hubiese sido escuchar a Martín Torrijos explicar el porqué no pudo mejorar los niveles de seguridad pública, explicando lo que trató y logró y lo que le faltó. Eso daría al nuevo gobierno una guía de lo que falta por hacer y evitarles caminar por caminos fracasados.

El primer Consejo de Gabinete del actual gobierno en realidad hizo exactamente eso. El presidente Martinelli escuchó a sus ministros detallar lo que harán en los próximos 30 días, que son las cosas que debió haber dejado resueltas el gobierno anterior. Así, por ejemplo, la ministra de Educación traerá el decreto para poner a concurso las direcciones regionales (12) del Ministerio, algo pendiente desde 1997 y que no se hizo en el gobierno de Torrijos. El secretario de Energía traerá el plan para bajar el costo de la energía inmediatamente, ¿no debió esto hacerlo el gobierno anterior?

Igualmente el titular del MEF ordena un áudito a los corredores Norte y Sur, ¿por qué no lo hicieron los anteriores ministros? Gobierno y Justicia aumenta el salario a la Policía y estudia el aumento de penas a menores, ambos temas discutidos y aceptados por nuestra sociedad, pero el gobierno anterior no lo hizo.

En fin, todas las medidas iniciales del nuevo gobierno son deuda no de campaña electoral, deuda del gobierno anterior que no atendió esos temas adecuadamente. Los candidatos, hábilmente, recogen como banderas de campaña los temas o no atendidos o atendidos mal del gobierno de turno. La pregunta que el electorado se hace es el porqué los funcionarios no hacen su trabajo eficientemente en gobierno. Yo no dudo que si el gobierno anterior hubiese tenido mejor equipo de trabajo las cosas se hubiesen hecho. La mejor prueba es que las instituciones con peores resultados son las que estuvieron en más manos, Educación y Gobierno y Justicia con cuatro ministros, por ejemplo.

En algunas instituciones es muy poco lo que falta por hacer, solo hay que continuar el trabajo, como el caso de ANAM, Turismo, Deportes, Senacyt y otras. El pecado político está en lo que no se hizo, no por comisión, por omisión. No haber resuelto lo del transporte y la seguridad pública, costo de la canasta básica, electricidad fue imperdonable para el electorado. Martinelli lo sabe y por eso presiona a su equipo para atender las prioridades reales del pueblo. El nuevo presidente tiene una amplia experiencia empresarial, está acostumbrado a resultados y su éxito es reflejo de su determinación y perseverancia. Su equipo va a pasar por una dura prueba por lo exigente que es Martinelli. No es fácil a los acostumbrados a la política y el estilo de los políticos adaptarse al estilo empresarial. Para el nuevo mandatario no hay horas ni límites, en el competitivo mundo empresarial el tiempo es oro. En política es costumbre el ori “las cosas en palacio van despacio” , ahora, por primera vez, irán rápido o no irán.

Quizás la mayor diferencia entre los dos gobiernos será su relación con su equipo. Para Martinelli la amistad es una cosa, los resultados son lo importante. Seguirá amigo de muchos, pero los sacará de su equipo si no ve los resultados esperados. Lo que no hizo el gobierno de “sí se puede” , no lo duden, lo hará el gobierno de los locos.

-El autor es ingeniero y analista político.marognoni@cwpanama.net