Temas Especiales

11 de Aug de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

“Atente a la Virgen?”

“Atente a la Virgen y no corras”, gritaban nuestros abuelos cuando los vecinos se postraban en ruegos y no hacían lo que debían para sal...

“Atente a la Virgen y no corras”, gritaban nuestros abuelos cuando los vecinos se postraban en ruegos y no hacían lo que debían para salir adelante.

Pues, los pescadores, al menos iberoamericanos, conjugan cada 16 de julio su devoción religiosa hacia la Virgen de El Carmen —según se dice se remonta al Monte Carmelo y los Carmelitas de Tierra Santa— con uno de los oficios más antiguos, riesgosos y complejos como lo es la pesca.

En todo el litoral istmeño, los pescadores salen a la mar a rendir tributo a su Virgen y a los dones marinos: “Los recursos marino costeros no son obra de ningún político; ellos son una bendición del Creador y sus frutos a todos, por lo cual debemos cuidarlos, protegerlos y desarrollarlos responsablemente” , señaló el padre Sandoval a los funcionarios de la Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá (ARAP) en reciente invocación.

¿Cuánto pescado consumimos? ¿Mucho, poco? No lo sabemos con exactitud.

Sin confirmar con precisión, las cifras nos aproximan a 15 kilos (33 lbs. 2004) por habitante al año. Lo cierto es que con dos grandes océanos bordeando 2,988.3 kilómetros de costas y 188 cuerpos (1,232 km2), de aguas en tierra firme, se percibe que el consumo de productos del mar y de agua dulce pudiera ser mucho mejor.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), 38 millones de personas viven de esta actividad, que constituye la gran reserva alimenticia de la humanidad.

En Panamá alcanza a unas 100,000 personas. No es causal el interés por la Maricultura, o sea el cultivo de determinadas especies, al igual que la Acuicultura en forma masiva y controlada, donde Panamá se ofrece como otra excelencia productiva para la inversión: Variedad de especies de peces; caracoles; camarones y cangrejos, de pulpos, entre otras. Se han registrado exportaciones por B/.357 millones (2004).

Así pues, rendimos homenaje a nuestros pescadores, en particular a las mujeres, en el entendimiento de que son muchos los retos que tenemos por delante: Preservación del recurso; contaminación, repoblación del mar, protección de manglares, mejoramiento de las artes de pesca y control de la sobreexplotación; el cambio climático.

Una Política de Estado a través de la Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá, no solo contribuye a complementar la canasta básica con un producto esencial, sino que se adelanta a garantizar en buena medida la Seguridad Alimentaria proteica de los panameños y la mejor existencia de estos compatriotas.

*Comunicólogo para el Desarrollo Sostenible.agalastica@yahoo.es