Temas Especiales

29 de Mar de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

¡Guerra de los peatones!

Todo parece indicar que el tránsito en la Ciudad de Panamá se ha tenido que orientar a dar preferencia a los conductores sobre los peato...

Todo parece indicar que el tránsito en la Ciudad de Panamá se ha tenido que orientar a dar preferencia a los conductores sobre los peatones, olvidándose tal vez, de que todos los conductores, para entrar o salir de nuestros vehículos, tenemos que ser peatones. Esta preferencia obedece a que las calles no se han ampliado, pero la densidad de población si se ha aumentado especialmente, con la construcción de torres de hasta 65 pisos.

Complicando aún más el problema, se ha permitido que estas torres respeten las líneas de construcción en planta baja, mientras que en las planta altas las lozas se proyectan más allá de las líneas de construcción. Esta altísima densidad de población ha obligado a darle preferencia a los conductores y sus vehículos y a hacerle guerra a los peatones.

En la recién inaugurada Cinta Costera, que tanta elegancia le ha dado a la ciudad, que ha reducido muchos los tranques en su área de influencia y que le ha brindado nuevos pulmones y sitios de esparcimiento a la ciudad, se ha tenido el cuidado de darle protección adicional a los conductores cuando se convierten en peatones. Todo el que tiene vehículo puede estacionarse cómodamente en la Cinta Costera y cruzar por seguros puentes peatonales sus cuatro carriles de alta velocidad.

A los peatones que no son dueños de vehículos se les recomienda ir a la iglesia a confesarse, antes de tratar de cruzar a pie los seis carriles de alta velocidad que ahora tiene la Avenida Balboa, para que, si un vehículo los atropella al tratar de cruzarlos, pueden entrar más rápido al cielo. Por lo menos una persona ya ha sido atropellada tratando de cruzar la Avenida Balboa. Esta persona fue atropellada utilizando una línea de seguridad, de las cuales existen otras en la ciudad, la mayoría de ellas pintadas hace muchos años y actualmente casi imposibles de ver. La reacción para proteger a los peatones no se ha hecho esperar: próximamente se instalarán dos semáforos para los peatones que traten de cruzar la Avenida Balboa en su recorrido de varios kilómetros!

La consideración que se tiene con los peatones en esta guerra que se les hace, también se ha demostrado en los semáforos inteligentes próximos a instalarse: algunos de ellos van a tener luces peatonales! En la mayoría de las ciudades del mundo todos los semáforos tienen luces peatonales.

En ciudades como Nueva York y muchas otras, cuando se inicia una construcción nueva, se requiere que se mantenga libre la acera y se le separe de la construcción por una pared y un techo que garanticen la circulación de los peatones y los protejan. Además, se requiere que los camiones que lleven materiales a la construcción descarguen dentro de la misma construcción. Aquí, como parte de la guerra a los peatones, simplemente se elimina la acera y los camiones cierran una vía de la calle para descargar.

A los peatones que tengan que caminar por las aceras de la ciudad que no estén ocupadas por construcciones también se les recomienda confesarse. Estas aceras son verdaderas pistas de obstáculos, con los huecos, entradas de vehículos, puestos de buhoneros y diferencias de niveles que tienen. Y los tragantes de las esquinas en muchos casos han sido destruidos por camiones pesados que han subido a la acera, pasando sobre los mismos y dejado huecos, que parece que nadie tiene la obligación de reparar, los cuales, en algunos casos, pueden lastimar o quebrar un pie y, en otros, hasta tragar a la persona entera que se descuide.

Esta guerra a los peatones que se libra en las aceras de la ciudad pudiera tener sus beneficios. Los peatones que sobrevivan podrían adquirir tanta destreza salvando obstáculos que próximamente tendríamos en las olimpiadas, no a un solo Bayano Kamani, sino a muchos otros atletas de pistas de carreras con obstáculos, entrenados en el frente de las aceras de la Ciudad de Panamá.

Pero en esta guerra, no todas las batallas las están perdiendo los peatones. En Panamá Viejo se ha iniciado una contraofensiva contra los vehículos.

Se han construido dos resaltos en sendos cruces peatonales, los cuales no tienen “policías muertos” , como “cariñosamente” los llaman los conductores de vehículos, sino verdaderos “generales muertos” , expertos en emboscadas. Cuando los peatones quieren cruzar las calles, pueden accionar los semáforos y ponerles luz roja a los vehículos.

La emboscada ocurre de noche, cuando no hay peatones tratando de cruzar la calle. Los generales muertos no se ven y los semáforos tienen puestas las luces verdes. Los conductores, cuando sus vehículos marchan a la velocidad que permite la luz verde, sienten repentinamente la contraofensiva de los peatones, al impactar contra los generales muertos.

Tal vez también deban ir a confesarse antes de pasar estos cruces peatonales, para que puedan sobrevivir al susto de la emboscada, y al disgusto que pueda ocasionarles el daño que sufran sus vehículos.

*Empresario.opinion@laestrella.com.pa