Temas Especiales

01 de Apr de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Una comunidad olvidada

La ciencia ha eliminado la distancia, como decía Melquíades, a José Arcadio Buendía, en los relatos de Macondo, “Cien Años de Soledad”, ...

La ciencia ha eliminado la distancia, como decía Melquíades, a José Arcadio Buendía, en los relatos de Macondo, “Cien Años de Soledad”, para eso los ‘e-mails’ sirven como turbulento reclamo para disuadir una sociedad en el silencio.

Que no se respira, se nos roba lo único que nos pertenece, la paz de vivir con decencia y tranquilidad. Hago estas líneas desde las sombras de La Concepción, distrito de Bugaba, provincia de Chiriquí, tierra de hombres trabajadores, comerciantes, donde surgieron los Almacenes Romero, donde el Ferrocarril Nacional era la vía de comunicación entre estos corregimientos, de esta manera lograron el surgimiento comercial de la época, que hoy día está mermado, golpeado.

Se perdió todo el patrimonio, las servidumbres se adjudicaron si dar explicaciones, los rieles se hurtaron, excepto por lo que Luis Fanovich, manifestó, que ya se han cubierto las áreas de la comunidad de Santa Marta en Bugaba, de donde se han levantado alrededor de 209 rieles, valorados en $9,928.

Aún más, se ha vuelto un mal, hay desentierres pronunciados del Gobierno Central, formándose un laberinto, la ciudad es un Macondo, grotesco de hormigón con huecos, calles mal planificadas, calles con las postrimerías del siglo XX, avenidas con nombres de personas que no han significado algo para esta comunidad, siempre se quiere sacar gabela en la disputa por la Alcaldía, donde a nadie le importa en realidad Bugaba.

Una comunidad y sus alrededores con alto índice de desnutrición, donde el agua potable todos los días lo suspenden a las 6:30 p.m., para ser reinstalada a las 12:00 p.m., y nuevamente ser suspendida a las 8:00 a.m. del día siguiente para ser puesta a las 2:30 p.m., donde comités de misioneros al igual le han robado el disfrute familiar del esparcimiento, eliminando la ventas de comidas en la parroquia, una costumbre legendaria, hecho sin consultar al concurso general.

En La Concepción no hay vertedero de basura ni seguridad, donde los bienes patrimoniales del Estado, como el Museo del Ferrocarril, últimamente llamado Casa Comunal de Alexander Moscoso, del cual el grupo de perdedores del Partido Revolucionario Democrático (PRD) quiere hacer uso indebido, y hoy dicen que serán parte del nuevo gobierno.

La Cosa Publica nos pertenece a todos, sea del partido que sea, pero los representantes de corregimientos han vendido los actos políticos, las funciones públicas en función del juegavivo, indirectamente otros cobran prebendas.

Es la práctica en todos los gobiernos, violentando los derechos humanos. Uno de ellos hoy forman parte de un consejo municipal, como asesor, todo esto es como premio por haber perdido unas postulaciones, los males se repiten en ciclos, siempre.

Todavía no estamos preparados para una descentralización administrativa, si no existe cultura moral.

*Abogado.lawyerfong@cwpanama.net