Temas Especiales

04 de Apr de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

El bebé Aído

La capacidad de asombro del pueblo español frente a las acciones del gobierno que preside el inefable José Luis Rodríguez Zapatero ha so...

La capacidad de asombro del pueblo español frente a las acciones del gobierno que preside el inefable José Luis Rodríguez Zapatero ha sobrepasado todos los límites que pudieran esperarse hasta de un malísimo gobierno.

Quizá por ello es que, vista desde lejos y en base a las informaciones accesibles en Internet, se aprecia, en primer lugar, un despertar del interés popular por asuntos que se confían a los gobernantes con la esperanza de que hagan las cosas bien, con inteligencia y sentido común, algo que, al parecer, no se da mucho entre los políticos, en ninguna parte del mundo.

En segundo lugar, además de este despertar cívico, revelado en las encuestas de opinión, puede apreciarse una actitud y un accionar de compasiva mordacidad hacia el gobierno, de parte de grupos de opinión desvinculados de los partidos políticos, como lo son HAZTEOIR (hazteoir.org) y su plataforma de acción pro-vida, Derecho a Vivir (DAV), y otros.

DAV ha logrado la remisión, al gobierno, 112,138 mensajes de “sangre” , en sobres color rojo, en memoria de igual número de niños abortados en el año 2007 en España. Esta campaña incluye 400 mil firmas ya recogidas del millón propuesto para el 17 de octubre, cuando se celebrará una gran marcha pro-vida en Madrid.

El gobierno está obstinado en empeorar una pésima ley permisiva del aborto y otras calamidades, presentada como la divina pomada contra todos los males sociales. Y ello, pese a que encuestas independientes revelan que entre el 62.5 por ciento y el 58.3 por ciento rechazan la ley o se abstienen de apoyarla, y solamente entre el 39.1 por ciento y el 41.7 por ciento la apoya. Pero, el gobierno insiste, y para ello cuenta con Bibiana Aído, ministra de Igualdad, quien ganó celebridad mundial cuando afirmó públicamente (19-05-09) que “el feto no es un ser humano”.

Como muestra de esa madurez política del pueblo, alimentada por los movimientos pro-vida, un grupo heterogéneo de profesionales y científicos ha financiado la confección del “Bebé Aído” , una bella muñequita elaborada según el modelo real de un feto de trece semanas (plazo “legal” para el aborto); lapso en el que, como todo el mundo sabe, (menos la ministra Aído), el no-nacido está tan desarrollado que puede moldearse una reproducción real del mismo.

El Bebé Aído ha nacido y es famoso en toda España, y muy pronto lo será en el mundo. Veinte mil modelos serán distribuidos entre los miembros del gobierno, los dirigentes del Partido Socialista, muchos de cuyos miembros deben sentirse fastidiados por las ocurrencias de la madre putativa el Bebé Aído. Pero, como diría el escritor Guillermo Sánchez Borbón, “ya no nos hacen socialistas como los de antes”.

*Comunicador social.miguelespinop@hotmail.com