Temas Especiales

02 de Apr de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

A las bases del PRD

Mantener convicciones, principios fundamentales y el claro entendimiento del respeto a nuestros estatutos y a nuestra dirección partidar...

Mantener convicciones, principios fundamentales y el claro entendimiento del respeto a nuestros estatutos y a nuestra dirección partidaria, es la clave para mantener nuestra plataforma política y organización. No podemos caer en el oportunismo de personajes que hoy asumen posiciones drásticas, cuando sus despensas y roperos están que se desbordan y, peor aún, cuando hicieron uso del periodo en el poder a plenitud, al punto de que no se atrevían a plantear una verdad, una razón, y fueron cómplices silentes de todo lo ocurrido; hoy resultan ser lo nominados a inquisidores de nuestros dirigentes.

Qué fácil es ahora agitar los pañuelos para alertar a las bases de situaciones que en su momento, cuando ellos mismos ejercían los cargos para plantear los errores, no lo hicieron porque ocupaban altos cargos en el gobierno.

Recuerdo cuando fui proscrito de mi propio gobierno y exiliado del acceso a optar por espacios políticos, pese a mi condición de dirigente nacional y diputado; todos esos que hoy pretenden levantarse en sancos, porque no tienen otra forma de trepar, expertos demagogos y mutiladores de alas, me cerraban las puertas y no se atrevían ni siquiera a recibirme en sus despachos, qué clase de líderes estos que abandonan a sus compañeros por salvar su paila.

Así fue y me revelé a la dirección desde el inicio del periodo, porque no compartía algunas decisiones e hice valer mi derecho a disentir y pagué con creces por esa determinación que me enseñara Omar; pero estos malos dirigentes esperaron hasta el cuarto año del gobierno, otros al final y los más descarados están ahora saliendo de esa hipnosis y sumisión que da el poder para reclamar los errores, que cómodo, ¿verdad?

Sin embargo, pese a todo eso, hoy, manifiesto mi apoyo al CEN; porque creo en la capacidad y liderazgo de, por lo menos, la mayoría de ellos, y además porque yo voté por ellos y me parece absurdo que se les traten de achacar situaciones y acciones que fueron responsabilidad de todos, la derrota debe ser compartida por todos. Porque el éxito o el fracaso no es lo que indica la justeza de una causa o que se esté correcto en una línea, la pérdida de la campaña no es indicativo de que estábamos equivocados. Estábamos en lo correcto, teníamos la mejor candidata presidencial que partido o país alguno ha aspirado a tener; teníamos una extraordinaria gestión presidencial, en donde nuestros mejores cuadros hicieron gala de su formación y compromiso social en la gestión gubernamental. Yo creía en nuestra oferta electoral y en nuestras posibilidades de triunfo, pero a veces hay condiciones que nos adversan a lo interno y externo, incluso hay factores imponderables que nos complican, hasta el azar. No ganamos la campaña y todos debemos asumir nuestra responsabilidad.

Se me ha asignado la tarea, al igual que a otros miembros del Directorio Nacional, de reformar nuestros estatutos y estoy absolutamente convencido de que va a emerger un documento más acorde a nuestras realidades y mucho más firme en los conceptos de militancia, dirigencia y convicciones ideológicas, para preparar el partido para una renovación real de todos sus liderazgos y una estrategia generalizada y compartida para las futuras responsabilidades y aspiraciones de nuestro partido.

*Ex presidente del Parlacen.jeps1965@yahoo.com