Temas Especiales

04 de Apr de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Cuotas de poder

Desde que registra la historia, el “poder real” lo han ejercido las fuerzas económicas utilizando las armas, la ciencia y casi todo, ?au...

Desde que registra la historia, el “poder real” lo han ejercido las fuerzas económicas utilizando las armas, la ciencia y casi todo, ?aun con diferentes orientaciones ideológicas, por diferentes métodos y en diversas. épocas. Hoy, bajo la forma de las macro corporaciones transnacionales, que en diferentes niveles influyen los gobiernos, eligen a los políticos y controlan la banca y las bolsas de valores. Sus expresiones externas concretas son el FMI, BM, OCDE y los Centros Bancarios. Su representación formal son las cumbres, los foros, los G7, G8, G20.

En todos los países, especialmente en los no industrializados, surgen los contrastes socio-económicos de la pobreza. Aun en los países de mayor evolución social, con capitalismo de Estado, actúa socialmente solo en base a su capacidad de producción económica.

Por otra parte, los Foros Sociales Internacionales, PNUD, denuncian la espantosa verdad de la miseria en que sobreviven y mueren millones de seres humanos. La globalización está trayendo como subproducto forzado cierta democratización de los recursos financieros entre los grandes capitales. En el G20 se incrementa la participación de los emergentes (Brasil, China, India) en el mendrugo del 5%.

Las grandes economías, por controlar mercados y materias primas, siempre se han metido en problemas: colonialismo, explotaciones, guerras, daños ambientales, entran en contradicciones y conflictos entre sí. Acumulan aceleradamente (velocidad de crecimiento económico), que no hacen circular el dinero para que les paguen las deudas creando crisis, inflaciones, imprimiendo billetes, especulando, haciendo guerras. El mundo no se va a acabar hoy. Dijeron que la causa de la pobreza era la explosión demográfica, que era la monoproducción, la discriminación. Estas se han controlado con la ciencia y con sacrificios.

Ahora las razones de moda son la corrupción y la ineficacia. Sí, son ciertos esos factores y está muy bien que el Tercer Mundo los corrija, como también lo hace el gobierno del Cambio. Pero la verdadera razón es el individualismo, el egoísmo, el libertinaje explotador de ciertos niveles de poder, que tienen sus conciencias domesticadas, sus cerebros cuadrados por los dividendos, las ganancias rápidas. Es cierto que el dinero controla el mundo, pero existe un más fuerte poder. Cada ser humano tiene la fuerza de su libertad y la riqueza de sus valores de Justicia Dignidad, Capacidad, Honestidad, Amor y Patriotismo. Que el progreso efectivo para todos es la Educación, especialmente en valores y colectivamente en la solidaridad humana, de naciones y de civilizaciones.

Todos tenemos que cambiar, los diputados, jueces, gerentes. Los empresarios e inversionistas tienen que distribuir los éxitos de sus negocios con sus colaboradores y clientes. Bajar los precios, crear empleo, pagar sus impuestos, colaborar con el prójimo, compartir por la sostenibilidad, la seguridad y la justicia.

Obama ha expresado que la colaboración es preferible a la competencia. Lula quiere erradicar el hambre. Es la empresa privada la que tiene democráticamente que compartir. Es el Trabajo responsable, digno y productivo. Es un gobierno eficaz y transparente “ para todos y siempre ”. Aquí, el compromiso es con Panamá. El poder de nuestra tierra tiene que ser su pueblo y su sitio privilegiado como encrucijada de productos, ideas, culturas y gentes; que son fuente de progreso. Por eso con orgullo y dignidad debemos recordar a los patriotas del 9 de enero del 64, que dijeron “ No bases militares ”, “ Sí neutralidad ”. Que en el 68 dijeron en las calle y la guerrillas “ NO a los golpes militares ”. Y como modelo de honestidad y valentía política destacar por su reciente partida a Guillermo Endara (q.e.p.d). Nuestro desarrollo tenemos que hacerlo y protegerlo nosotros mismos para un Panamá Mejor.

*Médico y ex ministro de Estado.grollap@cableonda.net