Temas Especiales

01 de Apr de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Los primeros 100 de Martinelli

Al cumplirse los primeros 100 días de gobierno de Ricardo Martinelli muchos esperaban encontrar soluciones a varios de los problemas más...

Al cumplirse los primeros 100 días de gobierno de Ricardo Martinelli muchos esperaban encontrar soluciones a varios de los problemas más apremiantes que enfrentamos como sociedad. No entiendo de dónde salió lo de “¿darle 100 días a un gobierno para demostrar qué?”. Una persona con algo de entendimiento sobre el manejo de la Cosa Pública sabe que es demasiado corto el período para desarrollar parte del plan de trabajo ofertado en la campaña política.

El MIDES, encabezado por Guillermo Ferrufino, no se detiene y aplica acciones y desarrolla programas que van en función de lo que requiere la comunidad a lo largo y ancho de la geografía, sin dejar de resolver lo que sobre el camino se encuentra en materia de ayuda social directa para damnificados, juventud, discapacitados y otros. El MICI, es otra entidad que tiene buena velocidad de marcha, su rector ha resultado incansable en materia de reuniones y nacionales y extranjeras. El MEF, en manos de Alberto Vallarino, ha resultado un motor de 24 horas, todos tienen que trabajar a paso redoblado.

El Ministerio de la Presidencia, es la hélice de un motor que desde el primer día no ha dejado de moverse para resolver la mayor cantidad de necesidades en los sectores nacionales. Creo que el ministro debiera resguardarse el alto perfil que tiene y dedicarse más a ejecutar y coordinar que a figurar. El ministro de Salud, es otro funcionario que maneja un despacho con alto nivel de coordinación y profesionalismo, aunque por lo difícil del sector, generalmente recibirá críticas. Los encargados del MOP y del MIVI mantienen un alto nivel de concertación y aplicación de modelos nuevos que permiten colegir que su gestión avanza por buen sendero. Del ministro para Asuntos del Canal se puede hacer un balance positivo hasta ahora, porque con mucha menos difusión de sus actividades, presenta saldos favorables a la política de Estado, en ese sentido se puede catalogar por igual a la ministra de Micro, Pequeña y Mediana Empresa, quien pese a laborar en un sector difícil y conflictivo se desenvuelve con acierto.

Los demás ministros, Gobierno y Justicia, Trabajo, Turismo, Mida y Educación, es poco o casi nulo su accionar. La que sí resultó hasta ahora un “ plomito “ es la colega Lucinda Molinar, a quien han tenido que bajarle el perfil, porque intentó manejar su despacho con el método de la televisión, olvidando que su deber es recabar pruebas, presentar las denuncias y dejar actuar al Ministerio Público.

En cuanto a la personalidad del actual inquilino de Palacio, podemos mencionar que ha dejado de lado lo protocolario del cargo, para darnos a todos una clara demostración de que un presidente se puede “ arremangar la camisa “ y meterle el hombro al país, sin que pierda su condición de presidente. Un estilo de obrero, llevado al más alto nivel, es el que nos ofrece un presidente que llegó al cargo respaldado por casi un millón de electores, prometiendo un cambio para mejorar y al parecer no ha olvidado su norte.

En términos generales, los 100 primeros días de Martinelli me permiten hacer una valoración positiva de su gobierno, su persona y un reconocimiento especial a la primera dama, quien actúa en beneficio directo de una sociedad que necesita de más resultados y menos poses histriónicas.

*Periodista.erluga@cwpanama.net