Temas Especiales

26 de Nov de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

El final de la luna de miel

Los matrimonios comienzan con fiesta, regalos, luna de miel. Es al regresar a la vida rutinaria cuando vemos a las parejas interactuando...

Los matrimonios comienzan con fiesta, regalos, luna de miel. Es al regresar a la vida rutinaria cuando vemos a las parejas interactuando y realmente acoplándose. Los gobiernos son casi iguales, comienzan con una gran fiesta y celebración, luego pasan por los primeros 100 días de luna de miel, para finalmente despertar a la realidad de gobernar. Las promesas de campaña, como las del novio, de pronto comienzan a convertirse o en realidad o en esperanzas inútiles.

El gobierno de Ricardo Martinelli Berrocal entró ya en su segunda fase. Ahora veremos su verdadera capacidad de gobernar, su equipo de gobierno tendrá ya que comenzar a mostrar resultados. Hay áreas donde se empiezan a ver los primeros síntomas de posibles problemas. La primera definitivamente es la situación económica.

La crisis mundial empieza a sentirse en Panamá y toca al gobierno diseñar políticas de reactivación económica. No hay duda de que la inversión extranjera disminuirá, como igualmente se verá afectada la construcción, el crédito bancario se apretará y, si el combustible sigue en el alza, se encarecerá aún más la vida. El desempleo tiende a aumentar y con ello la violencia y la delincuencia.

Ya, de hecho, está planteado el segundo problema, la falta de una política de Estado hacia el campo, los productores del campo empiezan ya a resistir medidas que han permitido importaciones que afectan el mercadeo de sus productos y no hay una política clara definida para los productores. El gobierno, con la política de cobros reflejada en impuestos, Banco de Desarrollo Agropecuario, Banco Hipotecario y la eliminación de los CATS, ha empeorado la situación del productor.

A corto plazo se ven venir problemas por la política de seguridad, la violencia no ha disminuido, ejecuciones y homicidios continúan, el hampa domina las calles. La Policía Nacional tiene muy pocas unidades y no crece al ritmo del crecimiento demográfico de la ciudad principal. No está claro el plan de seguridad y las campañas como “ Elige tu vida ” no han sido suficiente para reducir la delincuencia. La ciudadanía esperaba una “ Mano Dura ” ejemplar anunciada, más no aplicada.

El tema del transporte se ha atacado con inteligencia. El primer tramo del Metro está ya por definir su diseño y ruta, mientras que el sistema de buses se modernizará mediante la licitación de concesiones que conllevan buses nuevos y conductores asalariados. Por definir la compensación a los actuales conductores y el retiro de los “ diablos rojos ”.

Un área delicada no definida también es el tema de la política de Estado de la salud. El gobierno anterior en una gran discusión diseñó una “ hoja de ruta ” rechazada por gremios y la sociedad civil, quedando la política de salud como tema inconcluso. Ahora el nuevo gobierno tiene la oportunidad de reescribir la ruta y definir la política a seguir.

Por último, en mi apreciación, está también el tema educativo. Todos estamos de acuerdo en que el sistema colapsó, hay que rediseñar nuestro modelo educativo.

Pero, ¿podrá el nuevo gobierno sacudir a los gremios docentes y que aprueben la revisión integral del sistema?

No hay duda de que, viendo bien lo que vivimos hoy día, la fiesta acabó, llegó la hora de gobernar.

*Ingeniero y analista político.marognoni@cwpanama.net