Temas Especiales

26 de Feb de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Revisión ante la Patria

A los tres poderes del Estado conocidos se les agrega un cuarto en la prensa, que debe ser la opinión pública, pero que es afectada por ...

A los tres poderes del Estado conocidos se les agrega un cuarto en la prensa, que debe ser la opinión pública, pero que es afectada por sus dueños. Pero la ciudadanía es otro poder: gremios, redes ciudadanas, organizaciones, intelectuales. Aun sobre ellos, controlando todo, está el poder económico local e internacional. Esos poderes traen sus políticas, ideologías y estrategias. El país luchó y murió un siglo por su soberanía. El 9 de Enero y su Congreso fueron claros: Canal panameño con control nuestro y sin presencia militar extranjera, y para beneficio del pueblo. Esa meta nacionalista y de desarrollo social ha sido un objetivo histórico. Torrijos fue usado por USA para distorsionar ese objetivo e imponernos unos tratados que permiten invasiones, “ presencia militar ”, y control condicionado de los peajes del Canal a interpretación de USA.

La lucha nacionalista por la total soberanía y el desarrollo social “ continua ”. Los partidos esgrimen estas banderas, pero sus actuaciones generalmente no coinciden. El PRD nace de la dictadura y del entreguismo a USA. Su falso y débil nacionalismo lo condujo a aceptar un tratado que traicionó al 9 de Enero con fraude, sin libertades y exilando a los nacionalistas. Esta ha sido la tónica del PRD y causa de problemas posteriores. Falsear la historia, dobles discursos, desaparecidos, narcotráfico, tráfico de armas, muertes y cárcel de los dictadores, desviación de las izquierdas, invasiones, objeciones al TLC, endeudamiento, enriquecimientos ilícitos, complicidad con la oligarquía económica. Su ambigüedad ideológica se concreta en el ” juegavivo ” , nuevos ricos dizque de izquierda. Eso es torrijismo: izquierda para afuera, derecha para adentro. Hoy, se debate en la confusión de intereses. Deberían primero definirse.

Los partidos tradicionalmente liberales representan a un sector económico capaz y hábil, que ha sacado provecho siempre reconociéndoles su habilidad empresarial, pero también advirtiendo que el crecimiento económico no lo han compartido con el resto de la sociedad. Ahora en medio de la crisis global del neoliberalismo, además de recuperarse, deben tomar en cuenta a sus mercados, que son sus clientes, para que la recuperación sea global y se recurra a novedosos mecanismos de desarrollo social para resolver los problemas del desempleo, la pobreza, la ignorancia y la inseguridad. Eliminar la corrupción y la ineficacia del gobierno es básico para cumplir los programas, pero la impunidad y el cinismo deben erradicarse inmediatamente, si no los alacranes sabotearán los buenos propósitos. Los malos hábitos administrativos del sistema ya instalados, de las coimas, repartir áreas de ingresos, controlar información para negociar, tráfico de influencias y más, deben ser eliminados por el verdadero cambio, ya propuesto y en ejecución.

Al Partido Panameñista, nacionalista histórico por excelencia, le corresponde justamente aportar las consignas ideológicas del Dr. Arias en la total Soberanía, modernizando y enmendando el concepto de Neutralidad y su tratado, que nos proteja de involucrarnos en conflictos internacionales. Continuar los proyectos panameñistas de desarrollo social, junto a los campesinos trabajadores y empresarios conscientes de la importancia de una justicia social participativa.

Aquí es donde, aparte del poder estatal, los poderes sociales: periodistas, dirigentes gremiales, líderes comunales, organizaciones sociales ciudadanas deben cumplir su misión patriótica de trabajar por un Panamá Mejor en 2009.

*Médico y ex ministro de Estado.grollap@cableonda.net