Temas Especiales

24 de Jan de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Periodismo digital amenaza u oportunidad

Hoy, ha logrado ser un elemento fundamental para la vida social y personal de los hombres. Las expresiones periodísticas —prensa, radio,...

Hoy, ha logrado ser un elemento fundamental para la vida social y personal de los hombres. Las expresiones periodísticas —prensa, radio, cine, TV y recientemente la Internet— constituyen un servicio popular y una fuerza indiscutible. Ha conquistado por propio derecho un lugar en las universidades, lo cual significa que su nivel es reconocido y ocupa sitio en la organización cultural de los pueblos.

El desarrollo de la sociedad exige el conocimiento oportuno de los sucesos y opiniones importantes, quién más que los periodistas, profesionales de la pluma, para llevar esas noticias y opiniones a la comunidad nacional e internacional. A partir del siglo XXI toma con mayor beligerancia e ímpetu la Internet, un medio de comunicación, considerada por muchos como una herramienta que está revolucionando las formas en que se manejan las comunicaciones, ahorrando tiempo y distancias.

¿Qué es el Periodismo 3.0? Se llama así a la socialización de la información periodística, conseguida gracias a las herramientas digitales. Es la tercera versión del ciberperiodismo o periodismo digital y se conoce también como periodismo ciudadano o participativo. Definimos, entonces, lo que es Periodismo 1.0, 2.0, y Per. 3.0. Periodismo 1.0 es el que traspasa el contenido de los medios tradicionales a la Red. Periodismo 2.0 es la creación de contenido en y para la Red, sumando sus características de hipertextualidad, interactividad, multimedia, etc. Periodismo 3.0 es la socialización de la información, a través de una conversación virtual en la que los participantes intervienen en el propio mensaje. Podríamos interpretar el periodismo 3.0 como la comunicación directa entre un público llamémosle ciudadanos, empleando medios digitales que generan un criterio que sobrepasa la objetividad y la mediación de los medios tradicionales.

Surge también un nuevo espacio de comunicación, donde los ciudadanos se revuelven contra la comunicación de masas y su capacidad de reducir la agenda pública a una agenda institucional, dominada por los poderes y las instituciones.

Cuando Walter Lippmann puso el periodismo bajo el dios de la objetividad no pensó que la verificación acabaría en la falta de imaginación y las puntas romas de gran parte del periodismo actual.

“ Noticias y verdad no son la misma cosa y deben ser claramente distinguidas. La función de las noticias es resaltar un acontecimiento, la función de la verdad es traer a la luz los hechos ocultos, situarlos en relación con otros y construir una imagen de la realidad para que cada individuo pueda actuar ”.

Lippmann entendía el periodismo como un instrumento de libertad para los individuos, porque despojaba a la realidad de la ideología y la influencia de los líderes, y buscaba hechos con contexto que guiaran la acción de los ciudadanos. Su concepción democrática de la opinión pública depositaba en la prensa y los periodistas la responsabilidad de ejercer como buscadores y relatores de hechos probados.

Para Lippmann, la clave estaba en la verificación de los hechos y por eso el periodismo no debía ser practicado por “ testigos accidentales no entrenados ”. Pedía que la objetividad no fuera el fin, sino el método.

En conclusión, sobre el Periodismo 3.0 no es el fin del periodismo tradicional ni tampoco incluye todos los contenidos de los medios sociales. Una gran parte no tiene mayor vocación informativa ni de acción social, tecnológica, política o cultural, pero en estos campos se agrupan los blogs y medios sociales más leídos e influyentes.

El público se ha lanzado a la conquista de los medios. Ya nadie quiere ser informado y callar. Muchos quieren hablar, difundir su propia información, y algunos lo hacen con especial destreza. El periodismo profesional se siente amenazado y no es para menos. Cuando la gente se lanza a hacer periodismo gracias a los medios sociales y a los instrumentos de publicación de ciberinformación, los periodistas tradicionales aun nos aferramos a esta aventura de los que podríamos considerar como seudoperiodistas.

El periodismo ciudadano aporta gran cantidad de información, gracias a la omnipresencia de los instrumentos digitales, capaces de captar y distribuir textos, imágenes y otros datos, pero la investigación es un elemento clave de la información periodística de calidad, que sólo es realizada con continuidad por algunos periodistas no profesionales.

No es una amenaza para el periodismo tradicional, según algunos especialistas, sino la mejora de la interactividad con el público y una oportunidad para mejorar la calidad de la información con las aportaciones de individuos y comunidades, a pesar de que seguimos pensando: ¿Cuál será el futuro de nuestras escuelas de Periodismo?..

*Docente y periodista.ocarras20@hotmail.com