Temas Especiales

27 de Sep de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Crónica de una dictadura (II)

El 14 de junio de 1978 son asesinados Jorge Camacho del FER y Juan D. Rodríguez, culpándose a miembros del G—2. En octubre de 1978 la As...

El 14 de junio de 1978 son asesinados Jorge Camacho del FER y Juan D. Rodríguez, culpándose a miembros del G—2. En octubre de 1978 la Asamblea de Representantes de Corregimientos designa como presidente de la República a Aristides Royo y como vicepresidente a Ricardo De La Espriella.

A principios de 1979 se funda el Partido Revolucionario Democrático, el “ partido del proceso ”. Del 4 de septiembre al 31 de octubre de 1979 ocurre la gran huelga de los educadores, con apoyo de muchos otros sectores de la sociedad. Huelga del CONATO. Movimientos de protesta por la presencia del Sha de Irán en Panamá. Surgen múltiples escándalos por corrupción y malversación de fondos (azucareras, asentamientos campesinos, Cerro Colorado y Cerro Petaquilla, Vacamonte, Cemento Bayano, masificación de la Universidad, proyectos hidroeléctricos, COFINA, integración de Salud, ATLAPA, proyecto de viviendas de la CSS, puente Van Dam, FENACOTA...).

El 31 de julio de 1981 muere en forma repentina el general Torrijos en un accidente aéreo, en circunstancias aún no del todo aclaradas. Le sucede el coronel Florencio Flores, pero ya el 3 de marzo de 1982 miembros del Estado Mayor, encabezados por los tenientes coroneles Rubén Darío Padres, Manuel A. Noriega, Roberto Díaz Herrera y Armando Contreras, llaman a retiro a Florencio Flores y queda como nuevo comandante Rubén Darío Paredes, quien también es promovido a general. Después de un largo movimiento de protesta contra la Reforma Educativa, lideralizado por los educadores, el 31 de julio de 1982 Aristides Royo se ve obligado a renunciar, aduciendo dolores en la garganta (el famoso gargantazo). Es reemplazado por el vicepresidente Ricardo De la Espriella.

Para esta época la deuda externa se había incrementado de tal manera que representaba las tres cuartas partes del PIB. Estallaron más escándalos de malversación de fondos, que le costaron la destitución y exilio del procurador general de la Nación, Rafael Rodríguez, quien se había decidido a investigar dichos delitos. El Centro de Investigaciones Jurídicas de la Universidad de Panamá, en un folleto titulado Datos Legislativos sobre los Empréstitos del Gobierno Nacional, demuestra que la deuda externa adquirida por la dictadura entre 1969 y 1982 superaba los quince mil millones de dólares.

En agosto de 1982 se reúnen Rubén D. Paredes, Ricardo De La Espriella y Arnulfo Arias, con el fin de preparar unas elecciones generales en 1984. Se efectúan reformas a la Constitución Nacional, las cuales fueron aprobadas en el referéndum de abril de 1983. El 12 de agosto de 1983 Rubén Darío Paredes se acoge a la jubilación para dedicarse a su candidatura oficialista, supuestamente con el apoyo del nuevo comandante, el general Manuel Antonio Noriega (“ Buen salto, Rubén ”). De todos es sabido que Rubén Darío no logró el apoyo del nuevo comandante ni de fuerzas políticas importantes, por lo que no logró culminar sus aspiraciones.

El período comprendido entre el 12 de agosto de 1983 y el 20 de diciembre de 1989 fueron los años del noriegato o de la narcodictadura, con el decidido apoyo político del PRD. El 29 de septiembre de 1983 se aprueba la Ley 20, que vendría a ser la Ley Orgánica de las Fuerzas de Defensa. El 6 de enero de 1984 en el cuartel de Tinajitas, la dirigencia del PRD y el Estado Mayor de las Fuerzas de Defensa proclamaron como precandidato oficial a la Presidencia al Dr. Ardito Barletta. El 15 de febrero de 1984 Jorge Illueca sucede a Ricardo De La Espriella, quien había renunciado sin mediar explicaciones.

El 6 de mayo de 1984 se efectuaron elecciones generales, siendo los principales contendores el oficialista UNADE (Nicolás Ardito Barletta, Eric Arturo Delvalle y Roderick Esquivel) y la oposición ADO (Arnulfo Arias, Carlos Rodríguez y Ricardo Arias Calderón). Además de la descarada utilización de recursos del estado, dichas elecciones fueron un claro ejemplo de escandaloso fraude perpetrado por las Fuerzas de Defensa y el PRD. Al día siguiente de los comicios un grupo paramilitar denominado “ Comando Especial ” del PRD, bajo las órdenes de Silverio Brown, un delincuente común, irrumpió en el recinto de la Junta Nacional de Escrutinios e incluso atacó con armas de fuego a numerosos simpatizantes de la ADO. El 17 de mayo el Tribunal Electoral declaró ganador a Nicolás Ardito Barletta por el escaso margen de 1713 votos, cuando aún quedaba por resolver la impugnación del distrito 4-4. A principios de agosto de 1984 Silverio Brown es asesinado y varios miembros del Comando Especial o Séptima fuerza huyen al exilio. La represión militar se agudizó.

*Médico.aleman@cmpaitilla.net

Fuente : Estudios Sobre el Panamá Republicano

Patricia Pizzurno Gelós

Celestino Andrés Araúz