22 de Feb de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Unidos por Haití

El 12 de enero del presente año cuando ocurre el terremoto en Haití, lo tomé como algo fuera de lo normal, pero sin mucha atención, debi...

El 12 de enero del presente año cuando ocurre el terremoto en Haití, lo tomé como algo fuera de lo normal, pero sin mucha atención, debido a que, como todos sabemos, la isla La Española es compartida por República Dominicana y Haití, y no escuché que hubiese afectado territorio dominicano.

Fue hasta dos días después revisando los periódicos y viendo CNN , que vi la magnitud de los daños que había producido el terremoto. Como muchos dicen, es la peor tragedia sufrida en el Caribe en los últimos 200 años. Las imágenes que hemos visto, presentadas por los medios nacionales e internacionales, son escenas dantescas, que nos deben poner a meditar sobre muchos aspectos de nuestro diario vivir. Sin duda alguna un terremoto es difícil de predecir, pero sí se pueden tomar medidas preventivas para minimizar daños materiales y evitar pérdidas humanas.

Haití es el país más pobre de América, su desarrollo económico y social se ha visto seriamente afectado por la inestabilidad política y las ambiciones personales por el poder, ello ha sido el obstáculo para que el país tenga las infraestructuras necesarias para satisfacer las necesidades de sus habitantes.

Hace un mes, en España, en una conferencia internacional, tuve la oportunidad de escuchar al ministro de Turismo de Haití, Patrick Delatour, en su intervención había un aliento de esperanza, convicción de mejores días para su nación, necesidad de apoyo de la Unión Europea y, sin duda, de los pueblos hermanos americanos. Un mes después, las palabras de Delatour pareciesen que se desvanecen con la tragedia del 12 de enero, pero hoy nosotros unidos podemos ayudar a hacer realidad el sueño del pueblo haitiano.

Es una situación aún más difícil, un pueblo herido, muchos han perdido sus familias, no tienen casa, hace falta comida y la desesperanza y desesperación pueden provocar una crisis social de grandes magnitudes nunca antes vista. Es hora de donar, de compartir con los hermanos haitianos, de reconstruir ese pueblo tan sufrido. La unión hace la fuerza, ese es el lema para el pueblo haitiano.

*Abogado. amethburbano@hotmail.com