Temas Especiales

29 de Oct de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Ana Matilde Gómez, presidenta 2014-2019

En una de sus glosas del domingo 21 de febrero, la columna “La Llorona” de La Estrella adelanta la posibilidad de que la procuradora sep...

En una de sus glosas del domingo 21 de febrero, la columna “La Llorona” de La Estrella adelanta la posibilidad de que la procuradora separada, Ana Matilde Gómez, pueda ser la presidenta de Panamá en el periodo 2014-2019, lo cual tiene mucho sentido.

Ante la grave situación política nacional, los dos grandes partidos nacionales, el PRD de oposición y el Panameñista del oficialismo, ambos sumidos en una profunda crisis a lo interno de sus respectivos colectivos, y ante la desenfrenada persecución del Ejecutivo contra Gómez, convirtiéndola en una mártir, según la opinión del pueblo expresada en la última encuesta de Dichter & Neira, coincido con lo dicho por “ La Llorona ”.

El gobierno de Martinelli, sin darse cuenta, le está abriendo el camino fácil a la Presidencia de la República a Gómez, a quien no le faltará respaldo económico, carisma y facilidad de expresión, bien pensada, para cautivar la esperanza del pueblo panameño, nuevamente engañado, decepcionado y “ cabriado ” de este gobierno sietemesino.

Se presenta una nueva oportunidad a la mujer panameña de llevar sobre su pecho la “ banda presidencial ”. Esta vez en la persona de una licenciada en Derecho, debidamente formada y experimentada; con gran habilidad y conocimiento jurídico-administrativo, valiente, decidida y de gran capacidad de lucha.

Ana Matilde Gómez puede resultar como presidenta la reivindicadora de la mujer panameña. Estaría destinada a limpiar el mote oscuro de “ corrupta ” que distinguió al desgobierno Moscoso. Daría un vuelco a la justicia en el país, estableciendo una nueva conducta en el Órgano Judicial y en el Ministerio Público. Entre las mujeres presidentas de América, considero que podría ser superior a la Chinchilla de Costa Rica y a la Cristina Kirchner de Argentina.

Le corresponderá medirse posiblemente, en función de jefa de Estado, con Dilma Rousseff, hoy candidata a la Presidencia de Brasil, apoyada por el presidente Lula. Todo esto será posible, solo hay que comenzar a formalizar la estrategia política necesaria. En cuanto al respaldo partidista, seguro que habrá mucho, hasta del PRD, puesto que este colectivo está huérfano de líderes para los menesteres políticos de 2014.

Sería un movimiento nacional numeroso y arrollador, contando con el apoyo económico, político y de la sociedad civil. Por supuesto que este movimiento daría al traste con las pretensiones reeleccionistas del presidente Martinelli y su director de campaña Papadimitriu. Hay ya suficientes elementos y condiciones para iniciar la gran cruzada. A las mujeres panameñas, buenas y responsables en su mayoría, corresponde ahora decir.. “ Habla pueblo, habla ”. Ana Matilde Gómez, presidenta 2014-2019.

*Relacionista Internacional. aguacate.soler@gmail.com