01 de Dic de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Día Internacional de la Mujer

Desde los inicios de la historia humana la mujer ocupaba una posición muy inferior en relación al hombre. Sin embargo, hubo mujeres que ...

Desde los inicios de la historia humana la mujer ocupaba una posición muy inferior en relación al hombre. Sin embargo, hubo mujeres que cambiaron el rumbo de la historia, cuando todo parecía normal.

Fue entonces, en el año de 1857, que un grupo de mujeres se levantaron en la ciudad de New York para pelear por los derechos laborales, las cuales fueron dura y cruelmente reprimidas por unidades de la policía.

Uno de los acontecimientos mundialmente conocidos y realmente lamentable fue el sucedido en Nueva York, por el año 1908, en la fábrica Cotton Textile Factory de Washington, cuando un grupo de trabajadoras declaró una huelga en protesta por las insoportables condiciones de trabajo ocupando la fábrica.

Solo pedían tener el mismo salario que los hombres, descanso dominical, reducción a las 10 horas la jornada, derecho a la lactancia y reducción de la jornada laboral. El dueño no aceptó la huelga, cerró las puertas de la fábrica y le prendió fuego.. murieron 129 mujeres.

Por los años 60, el poder de la mujer se afianza cada vez más, cuando se inicia una lucha por los derechos de la mujer, denominado Frente Femenino por la Unidad de la Mujer, en defensa de sus derechos e igualdades salariales, sociales y colectivo, resaltando en la mujer ese espíritu de lucha a favor de sus ideales.

Ejemplo de ello han sido las batallas por la Democracia en toda América Latina, Nicaragua, Santiago de Chile, Argentina y Panamá, donde no se perdió el sueño de libertad en las dictaduras militaristas.

La lucha no ha sido en vano, porque naciones como Panamá han enaltecido el papel de la mujer, toda vez que nos destacamos en diferentes faenas, al igual que en el ámbito social, político, cultural y deportivo dejando en alto no solo el nombre de Panamá, sino que realza el rol de la mujer frente a las exigencias de nuestra sociedad.

Gracias Dios, pues no solo puedo contribuir para una sociedad más justa, sino que contribuyó a traer a este mundo a los (as) actores (as) en esta justa sociedad.

Felicidades, mujer.

*Enfermera / Salud Mental.carmen_esther02@hotmail.com