Temas Especiales

30 de Mar de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

¿Dónde está Dios?

¡Dios está en todas partes! En el fuego de las pruebas, en el dolor de una herida en el corazón, en la escasez, en la angustia y los día...

¡Dios está en todas partes! En el fuego de las pruebas, en el dolor de una herida en el corazón, en la escasez, en la angustia y los días tristes, en todas y cada una de las cosas que se mueven a tu alrededor.

Dios está en el río que viaja taciturno y callado y que susurra al estrellarse con las piedras, Dios está allí donde no parece estar y donde incluso nadie alcanza a sentirlo. Dios está en tus preguntas sin respuesta, en la gente que se aleja, en la enfermedad que te hiere profundamente, en los sueños que se fueron, en las ilusiones perdidas, en las oraciones sin contestar. Dios está en el milagro que nunca llegó, en las tormentas incesantes, en las vidas sin transformar, en los drogadictos que cambian, en los millonarios en los que el amor está ausente, Dios está allí donde no parece estar.

Y la pregunta es porqué si Dios está en todos lados, todavía sufres, todavía lloras, todavía hay limitaciones en tu vida y todavía tu mundo se desmorona y se a pedazos y nadie parece entenderte.

Dios está allí en la quietud de una noche, en el bullicio de un centro comercial, en la solemnidad de un templo, en la sonrisa de un niño, en el canto de las aves, en el silencio de la soledad, en tus alegrías y en tus tristezas.

No hay una sola cosa en donde no se vea reflejado el amor de Dios por ti. No hay nada más importante para Dios que tú. Dios todo lo creó con la finalidad de que fueras feliz, de mostrarte su amor y de que entendieras que fuera de Él, no hay otro. “Yo soy Jehová y ninguno más hay, no hay Dios fuera de mí. Yo te ceñiré aunque tú no me conociste. Para que se sepa desde el nacimiento del sol y hasta donde se pone, que no hay más que yo, y ninguno más que yo. Que formó la luz y creó las tinieblas, que hago la paz y creó la adversidad”. (Isaías 45: 5-7). No importa si hay las luchas, días duros, noches sin luna, días sin sol, momentos de escasez y períodos de enfermedad, ¡Dios te ama de forma sobrenatural y especial!

Si entendieras y aceptarás lo mucho que Dios te ama, nada te robaría la paz, nada te haría infeliz, nada interrumpiría tus noches de sueño.

Acepta el amor de Dios y deja ya de sufrir por cosas superficiales, estás de paso en esta tierra, lo que Dios tiene para ti más allá de esta vida, llenará todos tus vacíos.

La vida eterna que Dios te ofrece, es superior a todas las riquezas, a todos los éxitos y triunfos y a todas las joyas y piedras preciosas que puedas amontonar en esta tierra. ¡Vive tu vida pensando en la vida eterna, lo que Dios tiene para ti es más que maravilloso, superior, extraordinario!

¡Entrégate a Dios de todo corazón! Tu Dios todo lo puede. El puede cambiar tu lamento en baile, levantar al paralítico, sanar al enfermo, libertar al cautivo y darle vista a los ciegos. Necesitas creerle a Dios y vivir una vida de fe, a pesar de que todo opere en tu contra.

Acepta de verdad que Dios todo lo puede cambiar y hacerlo hermoso con sus manos amorosas y por el poder de su palabra.

*Periodista aquilinoortega2@hotmail.com