Temas Especiales

04 de Mar de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Panamá 2010: 1° de Mayo

“Éste es un día para rendir homenaje a todos aquellos que, en distintas latitudes, cayeron luchando para hacer más digna la vida del hom...

“Éste es un día para rendir homenaje a todos aquellos que, en distintas latitudes, cayeron luchando para hacer más digna la vida del hombre y conquistar la auténtica libertad”. Salvador Allende, presidente de Chile, 1° de Mayo de 1971.

El 1° de Mayo de todos los años sirve para que los trabajadores de todas las latitudes hagan un recuento de sus avances y retrocesos. Cada trabajador tiene que hacer un balance: ¿Estoy mejor que el año pasado? Los dirigentes obreros también tienen que revisar lo acontecido en el último año. ¿Están mejor los obreros del centro de trabajo que confiaron en ellos el liderazgo del movimiento? De igual manera, quienes se denominan dirigentes nacionales tienen que analizar la situación del país. ¿Está el país mejor en este 1° de Mayo que hace un año?

Al igual que los países, los trabajadores tienen que sacar conclusiones para revisar sus metas y objetivos. Los empresarios que contratan a los trabajadores hacen el mismo ejercicio. Sus ejecutivos tienen que rendir cuentas a los propietarios de las empresas. Si las tasas de ganancia han bajado, a los ejecutivos los destituyen. Si las ganancias aumentan, los ejecutivos son premiados. En este 1° de Mayo de 2010, los trabajadores tienen que preguntarse si sus salarios están mejor que el año pasado. También tienen que preguntarse si han mejorado las condiciones de trabajo. De igual manera, el trabajador tiene que preguntarse si su hogar está mejor que el año pasado. ¿Hay comida todos los días en la mesa, se sirven los “tres golpes”, están saltando “garrocha”? ¿Están los niños asistiendo todos los días a la escuela, hay buenos medios de comunicación, tienen libros?

Hay indicios que los trabajadores en 2010 están peor que el año pasado. El desempleo subió, la informalidad aumentó como consecuencia de las políticas de flexibilización, el precio de la canasta básica aumentó, el sistema educativo continúa desarticulándose, el transporte empeoró y la salud ambiental desmejoró.

Aún más, a partir del 1° de julio el impuesto al consumo subirá en un 40 por ciento. Para colmo, ahora hay una ley que prohíbe la protesta. Cualquier trabajador que proteste por estas condiciones sociales puede ser condenado a dos años de prisión. Los propietarios de las empresas y sus ejecutivos se irán a la playa o a Miami, este 1° de Mayo. También se llevarán a algunos de sus trabajadores, para que no piensen mucho.

Los que marcharán hacia la Plaza 5 de Mayo, de la ciudad de Panamá, tienen que elaborar una estrategia para enfrentar la ofensiva patronal —en combinación con el gobierno— que pretende empobrecerlos aún más. En los próximos meses el actual gobierno presentará una ley que eliminará la huelga. La legislación que se propondrá le permitirá al empresario contratar “rompehuelgas”. La nueva política introducirá un nuevo nivel de represión contra el trabajador y su familia. La muerte de jóvenes trabajadores y jefes de familia obrera, a manos de matones y agentes armados, se pondrá a la orden del día.

El primer punto en una estrategia que le permita a los trabajadores enfrentar la represión es la unidad de la clase obrera. Los trabajadores unidos pueden negociar mejor. Sobre la unidad de clase los empresarios tienen buena experiencia: Cuando sus intereses son amenazados cierran filas y reaccionan inmediatamente. Los trabajadores tienen que unirse en este 1° de Mayo para enfrentar los retos del futuro.

*Profesor de la Universidad de Panamá e investigador del CELA. gandasegui@hotmail.com