12 de Ago de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Cultura: Hace falta más

A un año de haber ganado las elecciones, ya se generan las primeras evaluaciones, a pesar de que el gobierno no ha cumplido un año de ge...

A un año de haber ganado las elecciones, ya se generan las primeras evaluaciones, a pesar de que el gobierno no ha cumplido un año de gestión. Voy a adelantarme con mi opinión sobre el tema cultural; más que críticas, preocupaciones y aportes sobre este aspecto del desarrollo de la vida nacional que, sin duda alguna, es la esencia más significativa que prevalecerá como medida de desarrollo.

No hay nada más importante que el desarrollo cultural de un conglomerado humano; el perfeccionamiento de todos los elementos que la componen, indudablemente creará una mejor y más saludable sociedad. Ya existen evaluaciones concretas que tratan los temas fundamentales referentes a lo económico y financiero; la educación, la pobreza, el desempleo, la seguridad, el transporte, las perspectivas de desarrollo, el turismo, etcétera.

Todos estos temas transcurren por la etapa de lo que Peter Senge llama “ tensión creativa ” (creative tensión), que él define como “ el espacio entre la realidad y lo que queremos lograr ”. Sin embargo, debo puntualizar que hay evidencias de que las prácticas que se criticaron en materia de juegavivo y corrupción, aún persisten en el sistema, lo que hace difícil creer que se logren los cambios promovidos en campaña. Para alcanzar una sociedad más desarrollada, todo gobierno debe mostrar una preocupación genuina por el desarrollo cultural de la población.

La directora del INAC, María Eugenia Herrera, en entrevista con el Panamá América durante sus primeras semanas de gestión, señaló: “ Nos hemos enfocado en los museos, en restablecerlos y remozarlos, y hemos cambiado los horarios. Estamos tratando el tema administrativo, trabajando en los centros culturales, atendiendo lo que son los “pensum” académicos para mejorarlos. (...) Yo quisiera cerrar filas y que la enseñanza sea clara y que llegue bien a todos, porque nosotros somos entes multiplicadores de cambio, a través de las artes. Estoy segura de que un buen pianista o una persona que estudie artes plásticas jamás será un delincuente ”.

De entonces para acá, la página informativa del INAC informa —entre otras actividades— sobre la visita de especialistas en sistemas de orquestas juveniles de la República de Venezuela “ con el objetivo de fortalecer y consolidar el proyecto Sistema Nacional de Bandas, Orquestas y Coros Infantiles y Juveniles del Instituto Nacional de Cultura y el Ministerio de Educación ”. También sobre la integración de jóvenes de escuelas públicas y privadas en proyectos creativos culturales en coordinación con el Ministerio de Educación. Estos programas son importantes para comenzar a cambiar y transformar la estructura mental de las nuevas generaciones en tiempos tan difíciles. Pero sabemos que hay que hacer más, y pronto.

Al igual que con los gobiernos anteriores, la inversión en cultura es pobre. El tema de la creación, protección, preservación y promoción de las expresiones culturales debe ser el norte de cualquier aparato gubernamental —local y nacional— que enfrenta los problemas sociales existentes en estos momentos.

Es de admirar que existe un cuerpo de creación artística que frágilmente sostiene el lienzo cultural de la Nación, a pesar de las adversidades y el poco apoyo por parte de las estructuras oficiales de poder. Parece que aún falta un entendimiento global de la problemática y de lo que este sector creativo y abandonado ha venido produciendo. Deben proponer acciones a largo plazo (más allá de los reglamentarios cinco años de gobierno) para asentar las bases y promover los mecanismos que le den vida a un programa integral e inclusivo.

Muchos son los indicadores que nos permiten concluir que el crecimiento intelectual y social de la población joven es negativo y, en los últimos 25 años, lo hemos estado sacrificando, generación tras generación.

Si se continúan los programas promovidos en estos primeros doce meses, hay esperanzas para el futuro. Ninguno estará llamado a ser un delincuente. Hace falta más, mucho más. Hay que dejar de hablar de lo económico y ante todo de la politiquería; hacer lo que sea necesario en esos renglones de desarrollo. La discusión, el enfoque, los dimes y diretes de todos los días en los medios, deben estar enfocado en los temas sobre el deporte, la educación y la cultura. De cómo vamos a invertir y trabajar de ahora en adelante para fortalecerlos.

*Comunicador social.ernestoholder@gmail.com