18 de Ago de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Arte: Rostros, figura y piel

Después del conteo del pasado domingo 16 de mayo se ha producido un sinnúmero de acontecimientos —poco favorables— que ponen en duda los...

Después del conteo del pasado domingo 16 de mayo se ha producido un sinnúmero de acontecimientos —poco favorables— que ponen en duda los resultados de ese ejercicio. Diez años es lo que probablemente tengamos que esperar nuevamente para confiar en los resultados de un nuevo censo. En otras palabras, tener indicadores sociales y económicos confiables: cuántos somos, cuántos extranjeros conviven con nosotros, cuántos de nosotros estamos empleados o desempleados, cuántos indocumentados, cuántos profesionales, obreros, amas de casa, cuántos negros, orgullosamente afrodescendientes, coloniales u otros.

Se han desaprovechado B/.16 millones, la posibilidad de entender, no solo el crecimiento poblacional, sino también el movimiento migratorio que experimentamos en los últimos 5 a 7 años y ha quedado una duda profunda y una discusión inconclusa sobre el autoreconocimiento y la constitución étnica de nuestro país, primordialmente negro. Científicamente esto ya se ha establecido.

Independientemente de todo lo anterior, este mes se reconoce oficialmente como el mes de la etnia negra. Se ha efectuado una serie de actividades conmemorativas que han pasado un tanto inadvertidas. Entre ellas, la “ Exposición Colectiva de Pintores y Temas Afropanameños ”, inaugurada el pasado 13 de mayo en Mi Pueblito Afroantillano. La mencionada exposición fue convocada por el Centro de Estudios Afropanameños, la Asociación de Artistas Plásticos de Panamá bajo el auspicio de la Universidad Ganexa, Mi Pueblito Afroantillano y el Consejo Nacional de la Etnia Negra.

“ La exposición, además de rendirle un tributo a los grandes pintores afropanameños, abre a consideración del público panameño una muestra de manera que el talento, creatividad y muestra de los afropanameños está presente con todo orgullo en el sitio importante que ocupa el arte panameño en el mundo ”. Se han desplegado obras de cerca de 30 artistas de la plástica nacional entre ellos: Luis Olaciregui, Rubén Contreras, Vielka Murillo, Nilsa Justavino, Peggy Arcia y Jorge Dunn, entre otros.

El profesor Gerardo Maloney, curador de la exposición, señaló que “ esta muestra unifica los trabajos.. Es la fuerza de los colores que es consecuente con la fuerza de las emociones de los afrodescendientes.. No importa que las emociones expresen alegrías, ritos o creencias, tristeza o esperanzas.. Es siempre con ritmo, con intensidad.. El color es equivalente al ritmo de los tambores.. Así comemos, nos vestimos, adornamos nuestras casas, los buses, llegando al momento sublime de color y ritmo que son los carnavales.. Esa es la relación que para mí guardan las pinturas entre sí.. ”.

Visité la exposición dos veces durante la semana pasada y me cautivó. Además del ambiente escogido, la intensidad y el brillo de los colores tocan una parte especial del alma y los sentidos; la majestuosidad con que cada uno de estos artistas logró plasmar la variedad de escenas y esencias de la presencia africana en nuestra cultura y en nuestro medio. Los rostros (“ Niño de la calle ” de Nilsa Justavino); los cuerpos y las figuras (“ Desnudo ” de Juan B. Janine); la danza y la piel (“ Diablitos ” de Nathaniel González) y las figuras (“ Tinajas ” de Jorge Dunn o “ Mangos ” de Vielka Murillo) exponen una intensidad de condiciones y provoca una mansedumbre profunda de sentimientos de pertenencia, que van más allá de las dudas y las vacilaciones de si pertenecemos o no pertenecemos; de si somos o no somos.

¿Se constituye esto en una marca distintiva en relación a la plástica panameña? Maloney responde: “ creo que no.. porque la inspiración creadora y al margen de la temática no es privativa de ningún tipo de panameño, étnicamente hablando. Por eso la muestra tiene pintores afropanameños y pintores que no lo son, pero que fueron movidos por las emociones afropanameñas. Al igual que en otras actividades del país, los pinceles de afropanameños y las representaciones de los temas afropanameños han sido realizadas con gran maestría, lo que, sin duda alguna, ha hecho de la plástica panameña una expresión de indudable valor y jerarquía estética ”.

Esta exposición estará abierta al público por unos días más. En un tiempo en que la negritud y la etnia están sobre el tapete, cuando la aceptación o la negación están en la conciencia de muchos, cuando la validez del autoreconocimiento es cuestionada y cuando hay profundas dudas sobre las intenciones y los resultados del pasado censo, una exposición como esa no hace más que reafirmar de una manera tan emotiva y bella, quiénes somos.

*Comunicador social.ernestoholder@gmail.com